Atrapan a un cocodrilo de tres metros en una casa de los Cayos de Florida
Los caimanes y los cocodrilos de la región son animales protegidos contra los que solo se puede actuar cuando hay riesgo inminente para la vida humana.
Cocodrilo de tres metros atrapado en los Cayos de la Florida

La Comisión para la Conservación de la Pesca y la Vida Salvaje (FWC) de Florida atrapó y devolvió a su hábitat a un cocodrilo de más de tres metros de longitud después de que se introdujera en el patio trasero de una casa de Islamorada, en los Cayos de Florida.

Pese al susto que ocasionó a los lugareños nadie salió herido.

Los caimanes y los cocodrilos de la región son animales protegidos contra los que solo se puede actuar cuando hay riesgo inminente para la vida humana.

"Hay cuatro o cinco cocodrilos a los que les gusta estar en esta zona, pero concretamente este ha perdido el miedo a los humanos", señaló al diario local Keys News el portavoz de FWC, Bobby Dube.

Actualmente hay en el sur de Florida aproximadamente 2000 cocodrilos americanos, una especie que casi se extingue a principios de 1970 cuando había apenas 300 ejemplares, pero que ha conseguido aumentar su número exponencialmente en los últimos años.

Una situación similar ocurre con los caimanes que, según los expertos, son unos 1,3 millones gracias a un exitoso programa que hace décadas logró sacarlos del peligro de extinción.

Los cocodrilos americanos suelen vivir en el sur de Florida en hábitats de agua salada como pantanos, canales o zonas repletas de manglar, aunque, según la FWC, recientemente se han ido desplazando hacia el norte buscando aguas más frescas a través de la red de canales.

En 2018, el organismo que se encarga de la conservación de la fauna en Florida puso en marcha una línea telefónica gratuita para atender llamadas relacionadas con situaciones de peligro creadas por caimanes.

El número de quejas recibidas también ha ido creciendo conforme la especie se ha recuperado y por culpa del crecimiento poblacional que ha sufrido la región que ha trasladado a mucha gente a zonas que son el hábitat natural de los cocodrilos y caimanes.

A diferencia de los caimanes, los cocodrilos americanos son una especie tímida, por lo que suelen evitar las zonas en las que habitan los seres humanos, aunque en ocasiones se pueden dar casos como estos en los que pierden el miedo a las personas.