Arrestan a hombre que quemó a niño con un cigarro en ceremonia de santería en Tampa

Jaime Amoguea Fonseca fue arrestado por haber quemado con un cigarro encendido la espalda de un niño de 14 años, durante una ceremonia de santería, según reportes policiales, retomados por el diario Tampa Bay Times.

Amoguea, de 32 años, de Tampa, Florida, fue fichado en la cárcel del condado de Hillsborough por un cargo de abuso infantil agravado por tortura, un delito grave en primer grado que se puede castigar con hasta 30 años de prisión.

El sujeto, que dijo que estaba poseído por un espíritu cuando quemó al menor, fue liberado el lunes después de pagar una fianza de 15.000 dólares, informó el periódico.

Según el reporte policial, Amoguea estaba en la casa de la madre del muchacho, en Tampa, para participar en la ceremonia de santería, a eso de la 1 a.m. del domingo.

El adolescente dijo a la policía que llegó a su casa cuando la ceremonia estaba en marcha, en la sala y se unió al ritual. Entonces Amoguea se le acercó, le levantó la camisa y le apretó el cigarro encendido en la espalda, entre los omóplatos, según los documentos.

 

 

"La víctima le informó que no había dado permiso para que esto sucediera e incluso expresó su falta de voluntad de participar en la ceremonia", escribió un oficial en el informe del arresto, detalló el Tampa Bay Times.

Amoguea dijo que su cigarro rozó accidentalmente la espalda del muchacho cuando estaba poseído por un espíritu.

"Además, le advirtió que pierde el control de su cuerpo y no es consciente de lo que le rodea mientras está poseído por el espíritu", escribió un oficial en el informe de la investigación, dijo el informe periodístico.

La madre del niño le dijo a la policía que Amoguea estaba poseído por un espíritu y no le hizo daño al niño. Cuando un oficial levantó la camisa del niño y señaló la quemadura, ella dijo que no vio nada.

 

 

Cuando un detective se puso en contacto con el muchacho el martes, el adolescente cambió su historia, diciendo que la quemadura fue un accidente y que no quería presentar cargos.

"Le señalé que reportó a la policía que el acusado lo quemó intencionalmente, y su camisa fue levantada para lograr esto dando credibilidad a su acusación original de que fue un acto intencional," escribió el detective.

"Luego me dijo que no espera que yo entienda su religión, pero ahora sabe que fue un accidente", añadió.

La santería es una mezcla de la religión africana del yoruba y la fe católica romana. Los practicantes trabajan para desarrollar relaciones con las deidades "orishas" que los devotos creen que proporcionan sabiduría, éxito y protección.

Tags