La santería cubana gana fuerza en México en fiestas de Año Nuevo

Ganar dinero, encontrar el amor, aprender inglés o hacer ejercicio son propósitos comunes para Año Nuevo, y hay un místico rincón en la Ciudad de México donde las personas llegan a buscar esos objetivos
Los mexicanos piden la ayuda de los espíritus para recibir bien el año
 

Reproduce este artículo

Cada vez son más los mexicanos que recurren a la santería como tradición de fin de año, en busca de que los espíritus les otorguen un mejor porvenir, según reportes de prensa.

La cadena Televisa señaló que quienes acuden a la santería buscan resolver algún problema para iniciar el año con nuevos aires. Por ejemplo, una enfermedad, infidelidad, problemas económicos, etcétera.

“La santería en México empezó como en el 71 más o menos no había nada, yo todo mi material lo iba a comprar a Miami porque aquí no había nada”, explicó a la estación Armando Alba, santero con más de 35 años en esas prácticas.

“Es para quitar el aire la mala vibra, centrar tu espíritu para que uno pueda dormir bien, que no te duela la cabeza, centrar nuestro espíritu para que uno esté estable”, dijo el santero Alejandro León.

La santería tiene sus orígenes en la tribu yoruba de África, añadió el reporte. Los yorubas vivían en lo que se conoce hoy como Nigeria, pero entre 1820 y 1840, miles de esclavos fueron llevados a Cuba y a Brasil a trabajar en las plantaciones de azúcar.

 

 

Ya en América, los españoles les exigían que fueran bautizados como católicos, y los esclavos veían a los santos católicos muy similares a los orishas que idolatraban en su tierra natal. Es por eso que hay muchas similitudes en las imágenes, nombres y prácticas entre el catolicismo y la santería, añadió Televisa.

Los rituales santeros incluyen danza y tambores, así como el intercambio de palabras y alimentos con los espíritus. Durante estas ceremonias, los santeros se visten de blanco. El babalao es un sacerdote que realiza los ritos.

Los rituales son poco convencionales, pues en la mayoría son sacrificados distintos tipos de animales.

Por su parte, El Informador agregó que ganar dinero, encontrar el amor, aprender inglés o hacer ejercicio son propósitos comunes para Año Nuevo, y hay un místico rincón en la Ciudad de México donde por unas monedas la santería se encarga de dar un empujón a estos deseos para que se cumplan en 2020.

El pasillo ocho del Mercado de Sonora, en el centro de la capital, da sentido al popular dicho de "México mágico". Y es que en este estrecho corredor con olor a incienso y plantas aromáticas conviven 44 locales de objetos esotéricos y místicos.

 

 

Desde 1958, aquí acuden todo tipo de personas que han perdido la fe en la religión tradicional y que se encomiendan a los hechizos, conjuros y limpias para encontrar amor, trabajo y abundancia, especialmente de cara al año que se aproxima.

Maribel, originaria del estado de Chiapas, lleva más de 15 años en el mercado vendiendo semillas de la abundancia para que los bolsillos dejen de estar vacíos. Este compuesto de 12 semillas diferentes hay que dejarlo en un plato con monedas para que los brotes verdes sean una realidad.

"La verdad ha bajado mucho lo de la economía últimamente y la gente viene a buscar la abundancia", contó Maribel, quien pone rostro al estancamiento de la economía mexicana, que cerrará este año con un crecimiento del PIB del 0%.

Para superar este 2019 de vacas flacas, esta locataria ofrece amuletos hechos con hojas de sábila, figuras de borregos para colgar en la puerta de casa y paquetes que contienen una mazorca pintada de color dorado con imitaciones de dólares pegados.

A pocos metros, aunque más de lo que mide su pequeño local, la bruja Elisabeth Morgan deja caer sus cartas de tarot ante el ansia de los clientes por conocer lo que les deparará en 2020.

"Como este año no estuvo muy bien, la gente tiene temor de ver cómo le va a venir el próximo año. Lamentablemente se pronostica que no viene muy bueno", explica junto a su gato blanco con manchas tan oscuras como el año que pronostica.