Alcalde de Miami a Trump: No vengas a debatir si tienes coronavirus

Las preocupaciones de los funcionarios del condado de Miami-Dade, agregan otra controversia y reflejan las tensiones detrás de escena entre las campañas de Biden y Trump.
Alcalde Francis Suárez
 

Reproduce este artículo

Donald Trump no debería llegar a la ciudad de Miami para el debate del 15 de octubre con Joe Biden si el presidente todavía da positivo para covid-19, dijo el alcalde republicano Francis Suárez.

“No creo que sea seguro, ni para él ni para nadie más, en ningún lugar ni para nadie con quien interactúe [...] Recuerde, esto es muy contagioso. ¿Cuántas personas están infectadas en su círculo íntimo, en la Casa Blanca, senadores, etcétera?”, afirmó el alcalde. 

Las preocupaciones de Suárez, y otros funcionarios del condado de Miami-Dade, agregan otra controversia a la conducta del presidente y reflejan las tensiones en las discusiones detrás de escena entre las campañas de Biden y Trump, mientras se establece un protocolo para tener un debate en persona y seguro.

La campaña de Biden ya solicitó que su compañera de fórmula, la senadora Kamala Harris, se separe del vicepresidente Mike Pence con plexiglás en su enfrentamiento del miércoles.

Trump indicó que planeaba asistir al segundo debate presidencial: “Espero con interés el debate de la noche del jueves 15 de octubre en Miami. ¡Será grandioso!" escribió en Twitter. 

Suárez dijo no estar seguro de usar plexiglás si el presidente da negativo. Pero en caso contrario, con certeza se instalará un escudo de plexiglás entre ambos candidatos. 

El alcalde dijo que su ciudad está lista para ayudar con la seguridad policial para la llegada del presidente, pero le pide al administrador de la ciudad que examine los posibles problemas de salud que surjan de una visita presidencial cuando el comandante en jefe es contagioso.

La Dra. Aileen Marty, epidemióloga de la Universidad Internacional de Florida que asesora al gobierno del condado de Miami-Dade y su distrito escolar, dijo que necesita muchos más datos sobre la enfermedad de Trump para ser concluyente sobre su condición el 15 de octubre. Pero de acuerdo con la información pública, su conocimiento del virus y la obesidad de Trump, de 74 años de edad, cree que no debería venir en absoluto.

“Bajo ninguna circunstancia debería viajar para actuar en un debate en este momento. Es contagioso para los demás y un riesgo para la salud de los demás. Hacerlo también es un riesgo para su salud ”, dijo Marty, quien trabajó intermitentemente en el Centro Médico Militar Nacional Walter Reed, donde Trump fue hospitalizado por la enfermedad antes de regresar a la Casa Blanca.

Si terminan debatiendo en Miami, los candidatos "deberían estar en salas separadas con sistemas de ventilación separados". Si se utiliza plexiglás, "mejor conviértalo en una 'habitación' de plexiglás totalmente cerrada con aire filtrado HEPA entrando y saliendo del espacio".

La Dra. Mary Jo Trepka, colega de Marty en FIU, comentó que no cree que “el plexiglás pueda hacer daño". Pero si estuviera asesorando a las campañas o a la Comisión de Debates Presidenciales, diría que no deberían estar en la misma sala.

“Haría un debate virtual”, dijo Trepka, quien asesora a la ciudad de Miami. "Creo que una persona debe tomar tantas precauciones como sea posible, y ciertamente el plexiglás sería una de ellas".

Trepka dijo que el caso del presidente es único y destaca el "gris" de la guía de distanciamiento social del coronavirus de los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) y el nivel de información pública sobre la salud del presidente.

La mayoría de las personas eliminan el virus en 10 días, anotó, razón por la cual los CDC recomiendan que las personas infectadas se aíslen durante ese período de tiempo si han mejorado y no tienen fiebre sin el uso de medicamentos como Tylenol.

"Sin embargo, si las personas están gravemente enfermas, lo que los CDC definen como el nivel de saturación de oxígeno de una persona, entonces deben estar aisladas hasta 20 días", dijo Tepka, y agregó que no conoce esos datos, que el equipo médico del presidente se ha negado a liberar.

En ausencia de conocer el nivel de saturación de oxígeno, dijo, FIU requiere que sus empleados se aíslen durante 20 días si han sido hospitalizados. Mientras Trump estuvo hospitalizado, no está claro hasta qué punto lo hizo como medida profiláctica. Y se le administraron terapias experimentales, lo que lo convirtió en un paciente como ningún otro.

Suárez dijo que sus preocupaciones tienen sus raíces en la experiencia personal y política. Miami tuvo algunos de los bloqueos relacionados con el coronavirus más estrictos del estado y el mayor número de casos de coronavirus en Florida. El propio Suárez fue uno de los primeros en contraer el virus, posiblemente del secretario de prensa del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, quien luego se infectó. Bolsonaro ha minimizado durante mucho tiempo los peligros del virus, incluso en mayor medida que Trump.

Suárez dijo que le tomó 17 días desde su primera prueba positiva para obtener una prueba negativa y estuvo aislado durante todo el período. Trump anunció que estaba positivo el 1 de octubre.

El alcalde de 43 años, un aficionado al fitness que en ese momento era vegano y se abstuvo de consumir cafeína y alcohol, atribuye su salud a la prevención de enfermedades graves durante su recuperación. Suárez, quien apoyó a Hillary Clinton en 2016 a pesar de ser republicano, dijo que no está discutiendo por quién votará en noviembre.

El alcalde de los alrededores del condado de Miami-Dade, el republicano Carlos Giménez, dijo que no estaba seguro de la necesidad del plexiglás. “Preguntaría a nuestros asesores médicos sobre el distanciamiento y cualquier otra medida. Tendré una reunión con ellos antes del debate ".

Cuando se le preguntó si le preocupaba que Trump pudiera ser positivo para Covid si venía, Giménez dijo: “No. Tenemos un número de personas positivas aquí que conocemos y no sabemos. Sabremos cuál es su nivel de contagio y tomaremos las precauciones adecuadas”.

El alcalde de Miami Beach, Dan Gelber, un demócrata, dijo que no está tan seguro de confiar en la información de la Casa Blanca después de que "su propio médico se rió de sus tergiversaciones sobre la salud del presidente".

Gelber señaló una cierta ironía en el hecho de que Trump viniera aquí porque su aliado, el gobernador republicano Ron DeSantis, en un momento requirió que todos los neoyorquinos que vinieran a Florida fueran puestos en cuarentena al llegar. Trump, que vivía en Nueva York cuando ganó la presidencia, declaró su residencia en Florida este año para que la regla no se le hubiera aplicado.

"Esto es una locura", dijo Gelber. "No debería haber una exención de las precauciones de seguridad y salud adecuadas porque usted es el presidente".