"Tenemos hambre y tomamos agua con azúcar"
Lourdes vive sola con su hija de 23 años y acusa a los médicos del área de angeología del hospital provincial por una úlcera gangrenosa que le salió en un dedo de uno de sus pies
"Tenemos hambre y tomamos agua con azúcar"

La cubana Lourdes Caballero, residente en Santiago de Cuba, denunció que tras quedarse con doscapacidad por una presunta negligencia médica, no tiene alimentos ni ayuda gubernamental de ningún tipo.

En un video publicado en Facebook por la usuario Gretchent Alfonso, se observan las condiciones precarias de salud por las que atraviesa esta mujer.

Lourdes vive sola con su hija de 23 años y acusa a los médicos del área de angeología del hospital provincial por una úlcera gangrenosa que le salió en un dedo de uno de sus pies.

Se mueve con dos muletas apenas.

"No tengo dinero para comer, estamos muriendo de hambre. Tengo que estar tomando agua con azúcar. Yo soy diabética y no debería estar tomando tanto eso. No tenemos pan, no tenemos ni un peso, nada. Todavía no ha llegado la ayuda para mi. Siempre te engañan", expresó.

Caballero pidió ayuda para que tanto ella como su hija se puedan alimentar.

Cuenta que a veces tienen que salir a realizar diligencias a pie sin un peso.

"Necesito que alguien me ayude de cualquier lugar. El médico me dice una cosa absurda, que tengo que hacer reposo en la casa para que el pie se cure más, pero es que tengo que salir en muletas y ver si amistades me dan algo. Hoy no pude conseguir nada", lamenta la santiaguera.

La semana anterior, ADN Cuba, publicó otro caso sobre presunta negligencia médica contra una paciente oncológica, Claudia Díaz.

La mujer de 32 años desde pequeña le fue diagnosticado un sarcoma de Ewing (cáncer en los huesos), pero fue hasta hace tres años que comenzó con cáncer de mama. Para lo anterior ha recibido quimioterapia y radiaciones en el Instituto de oncología y Radiobiología de Cuba, ubicado en el Vedado.

El 18 de noviembre del 2019 fue sometida a esta cirugía reconstructiva, que considera Emilio, su esposo, fue el punto de partida de la negligencia.

El 30 de enero de este año, el esposo desesperado publicó en su perfil de Facebook una denuncia y una demanda al médico Pavel Reyes, jefe de servicio de cirugía reconstructiva y a la institución médica.

A las 48 horas fueron contactados por el hospital y se reunieron con ellos por la connotación internacional que había tomado el caso. "Quedó ingresada el día 2 de febrero, donde fue llevada al Salón de cirugía como una urgencia. Desde esa fecha hasta hoy mi esposa se ha sometido a 5 cirugías para limpiarle la zona, y diversas curas en el salón con anestesia general. Desde el día 20 de abril estamos en el hospital, mi esposa ya perdió todo su seno y músculos y tejidos por esta bacteria. Al realizarlle un TAC dando como resultado que esta bacteria se alojó debajo de la zona intercostal provocándole una necrosis de la 4 y 5 espacio intercostal. Mi esposa será sometida próximamente a una cirugía de alto riesgo que  en esta puede perder la vida".