Suspenderán vuelos regulares entre EEUU y Cuba (excepto a La Habana), confirma Departamento de Estado
Las aerolíneas norteamericanas suspenderán sus vuelos regulares a nueve destinos de Cuba, confirma este viernes un comunicado oficial del Departamento de Estado de Estados Unidos
Suspenderán vuelos regulares entre EEUU y Cuba
 

Reproduce este artículo

Las aerolíneas norteamericanas suspenderán sus vuelos regulares a nueve destinos de Cuba, confirma este viernes un comunicado oficial del Departamento de Estado de Estados Unidos.

La medida responde a la política de presiones del presidente Donald Trump que busca restringir aún más la entrada de divisas a la economía cubana. Washington ha incrementado en los últimos meses las sanciones contra el gobierno de La Habana, por su rol protagónico en la desestabilización política de la región, y por reprimir a activistas y opositores dentro de la Isla.   

En declaraciones al diario Nuevo Herald, un funcionario del gobierno norteamericano que no fue identificado, explicó que la Administración de Trump ha notado “como el gobierno cubano se ha beneficiado de los viajeros estadounidenses”, y afirmó que no permitirían que el dinero de esos viajes “vayan a las arcas del gobierno [cubano]”.

Según el reporte, a partir del 10 de diciembre— fecha en que entrará en vigor la nueva restricción— las compañías aéreas de Estados Unidos como JetBlue y American Airlines solo podrán volar a La Habana.

En cambio, los destinos de Camagüey, Cayo Largo, Jardines del Rey, Holguín, Cienfuegos, Manzanillo, Matanzas, Santa Clara y Santiago de Cuba no podrán recibir más vuelos regulares procedentes de Estados Unidos.

Las compañías aéreas estadounidenses tendrán 45 días para descontinuar todos los servicios aéreos programados entre los Estados Unidos y todos los aeropuertos en Cuba, excepto el Aeropuerto Internacional José Martí”, indica el comunicado oficial del Departamento de Estado.

 

 

Al suspender vuelos a un total de nueve aeropuertos, Estados Unidos impide que el régimen cubano obtenga acceso a divisas de los viajeros estadounidenses que se alojan en sus centros turísticos controlados por el estado, que visitan atracciones de propiedad estatal y que, de otro modo, contribuyen a las arcas del régimen cubano cerca de estos aeropuertos”, agrega el mensaje.

Se trata de la suspensión de los vuelos autorizados durante el deshielo en las relaciones bilaterales, durante el mandato del presidente Barack Obama, que lograron reducir los precios de los pasajes y aumentar el contacto entre los cubanos en ambos lados del Estrecho de la Florida.

Tras el anuncio de este viernes, se presume que los llamados “vuelos chárter”, que no se afectan con la medida, recuperarán el mercado perdido entonces.

Esta semana entraron en vigor un grupo de nuevas medidas impuestas por Oficina de Industria y Seguridad (BIS, por sus siglas en inglés) del Departamento de Comercio de EEUU, para restringir las exportaciones a Cuba y también las autorizaciones para la renta de aeronaves con destinos al país caribeño.

Después de que entraron en vigor las sanciones, la compañía Cubana de Aviación se vio obligada a cancelar vuelos a varios destinos internacionales, pues algunas empresas le cancelaron sus contratos de arrendamiento.

El reporte del Herald recoge la reacción de algunas compañías que vuelan habitualmente a Cuba. Delta no respondió con inmediatez a la solicitud de comentarios, American Airlines aseguró que cumpliría “con la ley federal” y trabajarían junto al gobierno para actualizar sus políticas de viajes a la Isla, y JetBlue señaló en un comunicado que acataría las restricciones.