Régimen cubano reconoce dolarización "parcial" de la economía

Una vocera del régimen en la prensa oficialista reconoce la dolarización "parcial" de la economía, aunque dice que "no es para siempre"
Una vocera del régimen en la prensa oficialista reconoce la dolarización "parcial" de la economía, aunque dice que "no es para siempre"
 

Reproduce este artículo

El régimen cubano reconoció -en texto de una vocera oficialista- la dolarización 'parcial' de la economía, con la apertura de tiendas en moneda libremente convertible (MLC) y la eliminación del CUC.

Un artículo publicado este domingo en el medio estatal Radio Nuevitas, intenta responder a las quejas de la población sobre la evidente sustitución del CUC por la MLC, a la que muy pocos cubanos tienen acceso.

El contradictorio texto, bajo el título "¿CUC o MLC?: Cuba entre la dolarización parcial y el cambio (I)", indica que "todo tiene una explicación, y no se corresponde con la popular creencia de que se volvió a la dolarización de la economía cubana", pero acto seguido agrega: "Al menos no para siempre".

Defendiendo la medida castrista, la reportera Neilyn Hernández Peña, dijo que era una opción "necesaria pero no deseable", para captar divisas.

"Los cubanos agradecidos confiamos en que esta es una medida transitoria ajustada al actual contexto, un mal necesario con el que deberemos convivir hasta volver a respirar por nosotros mismos", concluye el panfleto.

Lo temporal de la medida es muy cuestionable, pues ya han pasado casi 11 meses desde la apertura de tiendas en divisas.

'Dolarización' solapada en Cuba

A cerca de un año de implementado lo que que críticos del régimen llaman "apartheid económico", cada vez hay más tiendas MLC y menos en moneda nacional, además de que estas últimas sufren desabastecimiento.

Desde el 20 de julio de 2020 se abrieron en el país decenas de tiendas en divisas extranjeras, que en la actualidad superan el centenar.

El ministro de Economía, Alejandro Gil, aseguró entonces que la venta de alimentos en CUP y CUC se mantendrá. Al mismo tiempo, se abre la venta de productos de “media y alta gama” en moneda libremente convertible (MLC), es decir, divisas. En efecto, entre ellos están artículos de limpieza y alimentos.

Según Gil, el objetivo era captar una "demanda solvente" en el país que puede comprar en dólares u otras MLC estas mercancías, obviamente, a altos precios.