Régimen convertirá escombros de La Habana en materiales de construcción

Desde el año anterior la empresa estatal Aguas de la Habana puso en funcionamiento una planta para convertir escombros en materiales de construcción.

Según reportó el periódico Tribuna, en un inicio esto solo estaba reservado para clientes de Centro Habana pero ahora se extendió a La Habana Vieja.

El medio asegura que en cinco meses de funcionamiento se dio tratamiento a más de 5 mil m3 de los residuos constructivos, convertidos en cuatro mil 513 m3 de material reutilizable: una especie de grava y arena mejorada, que, por el momento, se emplea como relleno en los tapes a zanjas y perforaciones que hace dicha empresa.

Irvins De la Victoria Gómez, jefe de esta iniciativa, explicó que la planta está ubicada en Guanabacoa pero los desechos son recogidos a domicilio y al cliente se le entrega determinada cantidad de sacos de un metro cúbico, per cápita, gratis.

Precisamente en La Habana (y toda Cuba) hay escombros porque a diario ocurren derrumbes, más en tiempos de lluvia.

El pasado 27 de enero tres niñas fallecieron debido a la caída de un balcón en el barrio Jesús María de La Habana Vieja.

Días después, sus familiares denunciaron que el gobierno les ofreció 350 pesos (12 dólares) de indemnización por este lamentable caso.

Las niñas fallecidas son María Karla Fuentes y Lisnavy Valdés Rodríguez, y Rocío García Nápoles.

Posterior a esto, cubanos de a pie han comenzado a denunciar en las redes sociales lugares en La Habana donde se observan edificios, casas o estructuras frágiles que pudieran causar muertes.

Otras iniciativas llaman a la ciudadanía a reportar esos lugares para realizar una especie de inventario ciudadano sobre los sitios que representan un peligro para las personas.