Régimen amenaza con procesar a periodista Enrique Díaz por las protestas del 11J

La Seguridad del Estado cubano amenazó al periodista independiente Enrique Díaz con acusarlo por el delito de “instigación a delinquir” debido a las protestas del pasado 11 de julio en La Habana.
Periodista Enrique Díaz
 

Reproduce este artículo

La Seguridad del Estado cubano amenazó al periodista independiente Enrique Díaz  con acusarlo por el delito de “instigación a delinquir” debido a las protestas del pasado 11 de julio en La Habana.

El martes 20 de julio recibió una llamada para citarlo vía telefónica; pero el reportero se negó sino recibía una citación oficial y de manera personal por parte de las autoridades policiales.

Ese mismo día el jefe de Sector de su comunidad se presentó en su domicilio a recordarle la cita, pero sin un documento que lo confirmara y le diera carácter obligatorio.

El periodista fue detenido entonces y trasladado a la Sexta Unidad de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) del capitalino municipio Marianao, donde le retuvieron por casi cinco horas.

Allí, según relatara CubaNet “y lo acusaron de haber instigado a las protestas del pasado 11 de julio en La Habana”. 

“Según la Seguridad del Estado, el jefe de Sector de mi zona recibió una información de que yo estuve instando a que las personas se manifestaran (el 11 de julio)”, contó Díaz al medio donde trabaja.

“Sin embargo, me soltaron porque no hay pruebas ninguna: yo no aparezco por ningún lado [fotos y videos de las protestas] no he publicado nada en mi perfil [de redes sociales], así que es mi palabra contra la de ellos”, acotó.

En febrero de 2021 Díaz fue detenido junto a Vladimir Turró en la 6ta unidad de policía de La Habana.

Díaz es reportero del medio independiente Cubanet y ha sido objeto de acoso por parte del régimen cubano debido a su labor. En 2020, fue multado con 3000 pesos (120 dólares) por supuestas violaciones del Decreto-Ley 370, el argumento legal utilizado por el régimen para censurar fundamentalmente a periodistas y activistas.

Desde 2018 los activistas y periodistas independientes de Cuba han denunciado una escalada de las acciones represivas contra ellos. El régimen busca silenciarlos mediante intimidaciones, amenazas y arbitrariedades, pero muchos no cejan en su empeño profesional, aun cuando ejercer el periodismo en Cuba conlleve hacerlo con temor.

En 2020, según la Sociedad Interamericana de Prensa, el Estado cubano ha incrementado este año la censura y la represión contra medios independientes con detenciones, agresiones y amenazas a periodistas críticos.

Represión contra periodistas luego del 11J


El levantamiento popular inició el domingo 11 de julio y rápidamente se extendió a más de 60 localidades del país. Luego de que el régimen reprimiese a los manifestantes ha recrudecido el acoso a periodistas independientes.

Unos 11 reporteros no estatales fueron apresados a raíz de las protestas. 

Los arrestos comenzaron el 11 de julio con la detención del colaborador de ADN Cuba, Héctor Luis Valdés Cocho y Maykel Gonzalez Vivero en La Habana, en Matanzas Orelvys Cabrera y en Camagüey, Henry Constantín, Iris Mariño, Niefe Rigau y Mario Félix Ramírez. Mientras que en Guantánamo eran detenidos Niober García y Rolando Rodríguez Lobaina de Palenque Visión. 

El día 12 de julio fue detenida arbitrariamente la reportera Camila Acosta en la capital.

Las últimas detenciones ocurrieron el 15 de julio; fueron detenidos Alberto Corzo, en Matanzas, y Pedro Luis Hernández, en Sancti Spíritus.

Hasta la fecha la mayoría de ellos están en libertad, pero bajo medidas cautelares de restricción domiciliaria y acusados por “Desorden Público”.