Permiten salir de Cuba a periodista “regulado” durante 2 años

Henry Constantín Ferreiro, periodista camagüeyano que fundó y dirige la revista independiente La Hora de Cuba, ha podido viajar al exterior luego de dos años en que las autoridades migratorias le impidieron su derecho a hacerlo.
Henry Constantín Ferreiro en un vuelo de American Airlines rumbo a Miami
 

Reproduce este artículo

Henry Constantín Ferreiro, periodista camagüeyano que fundó y dirige la revista independiente La Hora de Cuba, ha podido viajar al exterior luego de dos años en que las autoridades migratorias le impidieron su derecho a hacerlo.

El próximo 17 de marzo iba a cumplir dos años de prohibición de salir de Cuba. Dos años en que, no lo niego, los mismos oficiales que tomaron esa desesperada decisión hicieron muchas más cosas contra mí y mis colegas de La Hora de Cuba, para cansarnos, aislarnos y enmudecernos, y finalmente “el sueño dorado de sus jefes, exiliarnos”— anunció Constantín desde su perfil de Facebook.

El viernes pasado, mi papá, que cada cierto tiempo iba a las oficinas del MININT a preguntar si su hijo seguía regulado, regresó a mi casa con cara distinta. Ya no estás regulado, me dijo. Desconfiado, fui y lo confirmé en otra oficina. Desconfiado, recogí un poco de ropa, organicé asuntos de trabajo, (…) y con un pasaje de ida y vuelta a Miami y mis padres llegué al aeropuerto de Camagüey. (…) y todavía desconfiado, dejé que un agente me cachara incluso partes que solo mi novia disfruta cachar  -qué trabajo más duro le toca a usted-, le comenté y se puso muy serio, mientras una amable muchacha revisaba mi equipaje, sin saber que lo más importante y prohibido que yo puedo entrar o sacar de Cuba no son cosas, sino las ideas que llevo en mi cerebro, y el vigor, la claridad y la pasión que mis padres, Dios, los genes o el destino -o todos ellos- pusieron en mi corazón. Y esas cosas ninguna aduana ni ningún operativo me las pueden quitar”.

Tampoco me van a quitar la decisión de estar, de vivir en Cuba, a pesar de todo”, añadió Constantín, quien ostenta el récord al joven cubano que más veces han expulsado del Sistema de Educación Superior en Cuba por razones puramente políticas.

Con este viaje acaban de terminar –con la misma arbitrariedad con que empezaron— dos años de rígida prohibición de salir de Cuba que algunos allá arriba decidieron, para disminuirme.

Durante ese tiempo fui invitado a la Cumbre de Lima y la Asamblea General de la OEA en México, a encuentros con funcionarios de la ONU, a los congresos de la Sociedad Interamericana de Prensa en Argentina, Estados Unidos, Colombia y Guatemala, a cursos y encuentros en Costa Rica, España... A ninguno me dejaron salir los que todavía mandan en Cuba. A veces, incluso, ni a La Habana podía ir.

Ahora que salgo, lo único que empaña mi alegría (…) es que quedan con la misma prohibición de salir de Cuba muchos amigos, colegas y gente que respeto”.

Constantín menciona una larga lista de activistas, periodistas y artistas que aún son víctimas de esta medida arbitraria, diseñada para intimidar, silenciar o llegado el momento exiliar definitivamente a las voces críticas contra el gobierno de la Isla.

Ellos son Ariel Ruiz Urquiola, José Daniel García Ferrer, Berta Soler, Angel Moya, Sayli y Félix Navarro, Katia Mojena, Carlos Amel Oliva, Karina Gálvez, Rosalía Viñas, Iván Hernández Carrillo, Claudio Fuentes, José Antonio Fornaris y su esposa Amarilis, Julio Aleaga, Leonardo Rodríguez Alonso y sus hijos, Roberto Valdivia, los periodistas Iliana Hernández, Ana León, Osmel Ramírez, Abraham Jiménez Enoa, Roberto de Jesús Quiñones, Niorbe García Fournier; Librado Ricardo Linares García y Oscar Elías Biscet.

La prohibición de salida del país es una medida represiva muy utilizada por la Seguridad del Estado cubana. Asimismo, se ha notado un incremento de su uso en Venezuela.

Los casos del periodista Luis Carlos Díaz, acusado de instigar lo que el gobierno llamó “sabotaje eléctrico”, y el del propio Presidente Encargado Juan Guaidó, sobre quien pesa una prohibición similar dictada por el Tribunal Supremo de Venezuela, son los más conocidos.

El fundador de La Hora de Cuba aseguró que seguirá trabajando en Camagüey, haciendo lo que le gusta y con su familia cerca, aunque lo “regulen” nuevamente a su regreso.