Roberto Quiñones: un hombre de luz en la oscuridad de una isla
Roberto Quiñones cumple sanción de un año por querer escribir la verdad, las verdades que le molestan al poder
 

Reproduce este artículo

 

José Martí lo escribió casi con sangre: “No me pongan en lo oscuro a morir como un traidor”. Ya lo habían enviado al agujero negrísimo del presidio, solamente por ser un hombre bueno, un hombre honesto. Lo hicieron los enemigos, porque eso hacen siempre los enemigos de la verdad: ponen a los hombres honestos en la oscuridad, que se parece a ellos, porque los hombres honestos dan luz y eso les molesta. Los hombres honestos, con esa luz, resaltan la negrura de las mentiras de quienes mandan a los hombres buenos al cautiverio.

Roberto Quiñones cumple sanción de un año por querer escribir la verdad, las verdades que le molestan al poder. Lo han lanzado a las sombras pensando que el mundo se olvidará pronto de él, un periodista y abogado que sólo ha querido ser honesto, hacer un periodismo libre, al servicio de la verdad y no de un partido que considera la verdad un delito.

Aun así, encarcelado, pero no doblegado, Roberto sigue luchando por la palabra, porque es un hombre libre en su interior.

Roberto Quiñones tiene 62 años y ha sido condenado en una guerra sorda contra la prensa distinta, la que no quiere contrabandos con los que mandan, la que quiere informar, analizar, y dejar que las personas piensen por ellas mismas, sin temores ni genuflexiones. A él le inventaron un crimen: resistencia y desobediencia”. Pero los hombres buenos deben hacer precisamente eso ante la injusticia de un gobierno cada vez más inútil y soez: desobedecerlo y resistirse.

Roberto está en la oscuridad de ese planeta de la que se cree dueña la dictadura cubana porque es un hombre  honesto que brilla en la parte sombría del universo, libre en su universo personal que quiere la verdad para todos.

Tú puedes hacer algo para que esa celda se abra y Roberto Quiñones salga a la luz del sol, como ha de andar también la verdad en estos tiempos. José Martí parece haber hablado de Roberto Quiñones, de ti y de mí, de los hombres que no nos vendemos ni bajamos la cabeza, cuando dijo: “Yo soy bueno, y como bueno, moriré de cara al sol”.

Roberto Quiñones espera por ti. 

La verdad espera por todos nosotros.

Escrito por Ramón Fernández Larrea

Ramón Fernández-Larrea (Bayamo, Cuba,1958) es guionista de radio y televisión. Ha publicado, entre otros, los poemarios: El pasado del cielo, Poemas para ponerse en la cabeza, Manual de pasión, El libro de las instrucciones, El libro de los salmos feroces, Terneros que nunca mueran de rodillas, Cantar del tigre ciego, Yo no bailo con Juana y Todos los cielos del cielo, con el que obtuvo en 2014 el premio internacional Gastón Baquero. Ha sido guionista de los programas de televisión Seguro Que Yes y Esta Noche Tu Night, conducidos por Alexis Valdés en la televisión hispana de Miami.