Una reciente contesta de un funcionario de salud a un médico emigrado que solicitó permiso para atender a su madre de 88 años, residente en la isla, demuestra que el régimen sigue despreciando a profesionales emigrados, de los que sólo quiere dólares ...