Cuando se olviden los nombres de Fidel Castro, de Raúl, Mariela, Iroel Sánchez y el pelotón de malos comisarios que le siguen, el nombre de Celia Cruz seguirá viajando de boca en boca ...