Del "sorteo capitalista" a la falta de un hogar independiente

En la Cuba de los años cincuenta los juegos de azar mantenían con esperanzas a millones de familias humildes.
Hogares ganados por sorteos y juegos de azar en la Cuba de los años cincuenta
 

Reproduce este artículo

* Por Osmel Almaguer

LA HABANA.- En la Cuba de los años cincuenta los juegos de azar mantenían con esperanzas a millones de familias humildes, con el sueño de salir de un solo golpe de la pobreza, o simplemente mejorar su estatus.

La revista Eco, una de las más prominentes de la época, premiaba con casas y otros artículos a sus suscriptores, si sus números coincidían con los premiados por la Lotería Nacional.    

Este gran sistema de la suerte fue desmantelado con la entrada al poder de Fidel Castro, y en la actualidad solo pervive en la memoria de los más longevos.

Giordana, una joven habanera de 34 años, mantiene la huella de aquel mundo del azar pese a su corta edad, aunque por otra razón. Podría decirse que ella debe su existencia a las casas que otorgaba la Revista Eco.

Los padres de mi mamá, así como los de mi papá, se ganaron sendas casas ubicadas una muy cerca de la otra, y gracias a eso mis padres se conocieron. Mis amigos crecieron escuchando que estaban vivos gracias a la Revolución; toda una generación creció escuchando eso, pero en mi caso fue aquel sorteo capitalista”, cuenta la joven con orgullo.

La vivienda de Giordana, que aún vive junto a sus padres debido a la grave escasez de viviendas que padece el país, se ubica frente a la línea del tren del reparto Sevillano, en el municipio 10 de Octubre.

Mami se sacó la casa en el año 52, mientras que mi suegro se la había ganado en el 51, pero ninguna de las dos familias vivía en este municipio”, afirma Magda, madre de la joven y propietaria del inmueble.

Según Diosdado, el padre, no era tan difícil ganarse una casa u otro bien en los sorteos de entonces. “Estaban los premios del jabón Candado, de la marca de detergentes Ace. Incluso tuve un vecino que se ganó un Cadillac. Por eso me parece que ahora es más difícil obtener una casa que en aquel entonces”.

 

Tras la desaparición del capitalismo, comenzó la práctica del saqueo por parte del Ejército Rebelde. “Entraban en las casas vacías, cuyos dueños habían huido hacia el norte”— cuenta Armando Navarro, ex combatiente del Ejército Rebelde y todavía fidelista convencido.

Yo tenía solo 17 años y venía de Bagua, un pueblecito intrincado en la provincia de Holguín, pero aquello de irrumpir en las propiedades ajenas no era lo mío. Mientras yo terminé durmiendo en la casa de una mujer que seduje, muchos oficiales se hicieron de viviendas de esa manera”, asegura el anciano.

Seis décadas después, el panorama de la vivienda en el país no mejora. Las áreas más antiguas de la ciudad se destruyen ante la vista impotente de ciudadanos y dirigentes, mientras que las zonas de crecimiento, en la periferia, se reducen a una arquitectura tan sin gusto como ineficiente, producidas por la fiebre de las microbrigadas.    

Las supuestas “bondades de la Revolución” han provocado que casi se duplique la población total, pero la producción de casas se ha limitado al esfuerzo propio después de desaparecidas las microbrigadas, que convertían a los ciudadanos en productores de edificios con los problemas lógicos de una mano de obra incompetente.

Tres generaciones de cubanos han llegado a la mayoría de edad luego de la Revolución, sin encontrar un sitio donde vivir más que a la sombra de sus padres. Es por eso que jóvenes como Giordana no sienten que deban nada a Fidel Castro y sus acólitos.

Mi familia ya era educada y teníamos casa, y lo que hemos logrado desde entonces se debe a nuestros propios esfuerzos, nadie nos lo ha regalado”, dice refiriéndose a sus títulos en Psicología, al Inglés que maneja a la perfección, y a los dos trabajos que tiene que mantener para sobrevivir.

A pesar de que cada año miles de cubanos emigran huyendo de un sistema social árido y sin futuro, no queda espacio suficiente para que profesionales jóvenes y capaces como Giordana funden un hogar independiente al de sus padres y abuelos.

Escrito por ADNCUBA

ADN Cuba - es una revista audiovisual, social y participativa. Con corresponsales en Cuba, España, Latinoamérica y Estados Unidos. Se enfoca en cubrir las últimas noticias que ocurren en el mundo y en especial en América Latina. Fue fundada en el 2017 con el objetivo de mostrar Cuba desde su diversidad y se enfoca en el trabajo documental en temas LGBT+, Derechos Humanos, Integración Racial, Emprendimiento, Economía, Cultura y Deportes.