10 síntomas de que no eres “auténticamente revolucionario” en Cuba

Hay muchos otros síntomas, pero los disimulas porque sabes que estás rodeado de chivatos y represores que también disimulan porque están rodeados de represores y delatores que también disimulan…
10 síntomas de que no eres “auténticamente revolucionario” en Cuba
 

Reproduce este artículo

Vives en Cuba y alguien te ha pedido que hagas un examen de conciencia y analices tu entrega al “proceso revolucionario”. Todos los detalles: si tu corazón late al ver una foto de Fidel o te alegras más al ver una de Rihana.

Lo primero que haces es ir a buscar el significado de conciencia, y de paso, también, porque te suena a queso, el de “proceso”. Tu padre te aclara que proceso se le dice a “eso”, a la revolución, que también es conocido, en cada vez más amplios círculos, como “la cosa”.

Y ya que andas en aclaraciones del lenguaje, buscas también el significado de círculo, que el lenguaje oficial ha llenado de otras connotaciones. Por ejemplo, círculo infantil, que es lo que en cualquier parte del mundo se llama guardería, donde algunos cubanos dejan a sus hijos pequeños para irse a trabajar a cualquier lugar donde no se hace nada para cobrar casi nada también. Y recuerdas que hay nombres de círculos infantiles que las generaciones futuras jamás entenderán sin un estudio riguroso, como “Soles socialistas”, y el enigmático “Amiguitos del MININT”, que siempre has creído que es una escuela de pequeños chivatos, delatores de los tiempos que vendrán. Si vienen.

Así que, ya entendido todo, o entendido a medias, te decides a calibrar, y valorar tu amor por el régimen, o, para decirlo sin que te de una parálisis facial, tu “compromiso con el gobierno cubano”, con el Partido y sus dirigentes, a ver si eres continuidad o un eslabón perdido. Es decir, un eslabón feliz y suelto.

 1-   Abres la nevera y de repente te acuerdas de todo lo que te contó tu primo que vive hace muchos años en la yuma.

2-   Cuando se va la luz, quieres romper el Carné de Identidad y quemar la foto del yate Granma que tiene tu padre en su cuarto (no sabes si tu padre lo hace por memoria revolucionaria afectiva, para recordar dónde comenzaron sus desgracias, o porque piensa irse en esa embarcación y utiliza el cuadro para visualizar el deseo).

3-   No ves nunca la Mesa Redonda. Antes lo hacías por curiosidad, esperando que los cráteres de la cara de Randy Alonso se abrieran y se lo tragaran. Y a sus invitados con él.

 

 

4-   Jamás visitas la bodega porque dices que allí no se te perdió nada.

5-   Le enciendes una vela (cuando la encuentras) al que inventó la bolsa negra.

6-   Cuando te preguntan qué sabes del Moncada dices que fue un centro escolar batistiano que fue atacado por Martí y sus hombres ayudados por los rusos.

7-   Durante la visita a Cuba de los Rolling Stones se te ocurrió casarte con Mick Jagger para que te sacara del país. Por suerte tu novia te aclaró que Mick no era gay.

8-   Te gustaría que se incrementara el turismo español a ver si habiendo tantos gallegos en Cuba se le pudiera pedir a España que haga de la Isla una nueva comunidad autónoma.

9-   Crees que el gobierno es el verdadero culpable del calor en Cuba.

10-   Cada noche sueñas con aviones y lanchas.

Hay muchos otros síntomas, pero los disimulas porque sabes que estás rodeado de chivatos y represores que también disimulan porque están rodeados de represores y delatores que también disimulan….

Y lamentas no haber cumplido lo que prometiste de niño cuando gritabas que serías como el Che, que fue asmático y argentino… A ti solamente te salió lo de asmático.


*Este es un artículo de opinión. Los criterios que contiene son responsabilidad exclusiva de su autor, y no representan necesariamente la opinión editorial de ADN CUBA.

Escrito por Ramón Fernández Larrea

Ramón Fernández-Larrea (Bayamo, Cuba,1958) es guionista de radio y televisión. Ha publicado, entre otros, los poemarios: El pasado del cielo, Poemas para ponerse en la cabeza, Manual de pasión, El libro de las instrucciones, El libro de los salmos feroces, Terneros que nunca mueran de rodillas, Cantar del tigre ciego, Yo no bailo con Juana y Todos los cielos del cielo, con el que obtuvo en 2014 el premio internacional Gastón Baquero. Ha sido guionista de los programas de televisión Seguro Que Yes y Esta Noche Tu Night, conducidos por Alexis Valdés en la televisión hispana de Miami.