HISTÓRICO: Casi 2 mil cubanos pidieron refugio en Costa Rica este 2019
La Dirección General de Migración confirma que en 15 días del 2020, un total de 231 cubanos habían solicitado refugio en Costa Rica
 

Reproduce este artículo

 

Nunca, en los últimos 15 años, tantos cubanos habían decidido quedarse en Costa Rica. Este país centroamericano ya no solo como tierra de paso, como una carretera que termina en horas, no: Costa Rica para vivir. En 2019, un total de 1856 personas nacidas en la isla pidieron refugio en ese país. Son, después de Nicaragua y Venezuela, el tercer grupo de migrantes que más solicitó esta categoría.

A finales de 2015, con la inminente derogación de la famosa Ley de Pies Secos-Pies Mojados, llegaron a Costa Rica 4817 cubanos desde donde podían, cruzando el Tapón de Darién (Colombia), a través de Panamá; del sur hacia el norte. Su tránsito fue respondido por el régimen nicaragüense con gases lacrimógenos y el gobierno de Luis Guillermo Solís asumió entonces el cuidado de ellos, se aseguró de cruzarlos en aviones a México y El Salvador, para continuar su camino.

“El último vuelo con personas cubanas partió en busca de cumplimiento de sus sueños, en mejora de su calidad de vida. Sumamente satisfactorio el trabajo realizado por esta administración, comprometida con los derechos humanos. Muchos sentimientos, muchas emociones juntas y el agradecimiento a nuestro país, que a través del trabajo arduo desde las instituciones involucradas y como una gran acogida como ciudadanos se dio sentido a la palabra solidaridad”, dijo en aquel momento la viceministra de Gobernación costarricense, Carmen Muñoz Quesada.

Sin embargo, esa crisis fue estacional y terminó con los cubanos puestos en aviones para llegar a Estados Unidos.

Lo que llama la atención en este nuevo episodio de la migración cubana en el país es su regularidad: trece meses seguidos con cientos de cubanos llegando.

“La característica especial de esta ocasión es que ya se han mantenido en el tiempo por varios meses y ya suman dos mil. Lo que se ha vivido en este tiempo es algo histórico que no veíamos desde hace mucho. Teníamos ya bastante en que no había una oleada en que tantas personas de nacionalidad cubana activaran el sistema de protección”, explicó a ADN Cuba el encargado de la Unidad de Refugio en Costa Rica, Allan Rodríguez.


Desde Cuba a Nicaragua, y bajar

Otro elemento sui generis que destaca Rodríguez es que si bien, históricamente los migrantes de la isla llegaban a través del sur (Panamá), ahora bajan desde Nicaragua.

Esto se explica debido a las facilidades que el gobierno de Daniel Ortega -antiguo socio del régimen de La Habana- le ha dado a los cubanos para obtener el visado desde enero de 2019.

Solo es necesario para viajar a Nicaragua, tener pasaporte vigente, un boleto aéreo de ida y vuelta, llenar el formulario de Solicitud de visa que llega por correo electrónico, y pagar la visa que tiene un valor de 30 CUC.


 

 

Antonio Fiol, de 32 años, llegó a Costa Rica el 19 de noviembre pasado. Tuvo que recurrir al coyotaje en Nicaragua para cruzar, tras la negativa del ejército de ese país de dejarlo solicitar refugio en el puesto fronterizo tico.

“Fueron casi dos horas caminando por espinas, fango. Yo pensé que no salía vivo de ahí. Había escuchado de robos, asaltos y todo lo malo que puede pasarte en una frontera. Si miedo tuve en el cruce, más miedo tuve en el tiempo de espera. Vi cómo asaltaban personas. Vi a personas gritando, porque les quitaban teléfonos con machetes”, cuenta el granmense.

Al encontrarse en la parte costarricense, tomó dos autobuses que lo llevarían hasta la capital, San José. Allí pidió refugio y, sin ninguna demora el Gobierno le otorgó un carnet que le permite estar legal y una cita para julio de 2023, pero al menos, en febrero, ya Antonio tendrá permiso de trabajo.

Fiol no se arrepiente de haber dejado a su hijo de cuatro años y a su madre en la isla.

“Por supuesto que creo que Cuba cambiará. Yo amo mi país y quisiera una Cuba distinta para mis hijos, y sé que es difícil pero creo que poco a poco se van viendo cambios. Creo que la juventud debería hacer más. Ya basta de tantos viejos dirigiendo algo que no vale la pena”, sentencia.

Actualmente trabaja en una compañía de limpieza a medio tiempo, aunque su verdadera vocación es la informática.

 

Vender hamburguesas para sobrevivir

Moisés Manuel Díaz Escalona es un ingeniero informático y camarógrafo, editor y productor de televisión que decidió salir de Cuba en julio del año anterior.

Estuvo trabajando en el ICRT desde 2013 al 2019 pero tuvo discrepancias con varios funcionarios, además de que no le pagaron durante tres meses.

Con su hijo y esposa intentó hacer vida en Nicaragua pero les fue imposible. Entonces decidieron cruzar frontera hasta Costa Rica.

“Fue una travesía bastante fácil y rápida, pero peligrosa a la vez. Fuimos asediados por coyotes, por nicaragüenses en grupos, y nunca confié en eso. Confié en Dios. Confiamos en los instintos de hacer las cosas por nuestros propios medios. Nos quisieron asaltar, nos quisieron quitar nuestro equipaje y dinero. Nos apretamos el cinto y no accedimos a ninguna amenaza. Pasamos directamente por la misma frontera. Migración nos atendió como nunca en mi propio país”, expresó a ADN Cuba.

El 21 de julio llegaron a Costa Rica y en un mes y medio se les acabó el dinero que tenían. Moisés cuenta que al principio tuvo que vender hamburguesas en la calle para sobrevivir.

“Eso me ayudó a forjar mi carácter como persona y nunca pensé que iba a hacerlo después de haber trabajado en lugares de alto nivel”, agregó.

Durante mucho tiempo estuvo tocando puertas en televisoras costarricenses -aun lo hace- y confiesa que fue maltratado. 

Hace poco tiempo trabaja parcialmente en un canal cristiano haciendo labores de producción y edición.

Jamás pensé abandonar mi país, dejar a mi hijo pequeño, a mi familia. Sé que algún día podré volver y volver a pisar mi tierra, volver a estar con ellos, pero quiero hacer vida aquí, trabajar aquí”.

Los migrantes cubanos, ya con escasas posibilidades de llegar a Estados Unidos, se han desplazado hacia otros países donde tienen mayor oportunidad de establecerse. El año pasado, 8.677 cubanos pidieron refugio en México, solo superados en número por Honduras ( (30.045) y El Salvador (8.991).

*Al cierre de esta nota, la Dirección General de Migración confirma que en los primeros 15 días del 2020, un total de 231 cubanos habían solicitado refugio en Costa Rica.