Fiscal del régimen cubano obtuvo asilo político en Estados Unidos

La fiscal Liomarys Vara Fuentes salió de Cuba y recibió asilo político en EE. UU., tras reprimir judicialmente a la economista Karina Gálvez
Liomarys Vara Fuentes, una fiscal que condenó por motivos políticos
 

Reproduce este artículo

Liomarys Vara Fuentes, una fiscal de la provincia de Pinar del Río que condenó por motivos políticos a la economista Karina Gálvez, salió de Cuba y vive en los Estados Unidos tras recibir asilo, según un reportaje publicado este lunes por 14ymedio.

Vara Fuentes fue la representante del Estado en el caso de “evasión fiscal” contra la economista Karina Gálvez, un delito común para castigarla por formar parte del Centro de Estudios Convivencia (CEC).

En 2017, el Tribunal Municipal de Pinar del Río condenó a Gálvez a tres años de privación de libertad y al decomiso de su vivienda, por lo que el CEC –un laboratorio de ideas a favor de la democracia en Cuba– perdió el lugar donde normalmente se reunía. El régimen de Cuba no reconoce la existencia de presos políticos, por lo que la mayoría de las condenas contra opositores, activistas y voces críticas se enmascaran en la fabricación de delitos comunes.

En la preparación del caso judicial, Vara Fuentes “me pidió que le explicara mi situación y le dije que yo no había cometido ningún delito”, declaró Gálvez a 14ymedio. “Durante todo el proceso, según me dijo mi abogado defensor, ella [la fiscal] fue muy combativa y no quería escuchar sus argumentos”.

La jurista cumplió con el encargo estatal y ganó el caso contra la economista, a quien finalmente sustituyeron los tres años de prisión por una medida de limitación de libertad. Karina Gálvez se vio obligada a trabajar como auxiliar de limpieza en un centro escolar y le prohibieron ejercer el derecho al voto.

“En el juicio [Vara Fuentes] pidió el decomiso de la casa y dijo que había que hacerlo así para dar el ejemplo. Llegó a compararme con Al Capone, al decir que a él no lo habían atrapado por lo que realmente hacía, sino que lo habían podido procesar por evasión de impuestos”, recordó Gálvez, convencida de las causas políticas de su sanción.

La economista ahora reside en EE. UU., adonde llegó tras un duro recorrido por Latinoamérica, que comenzó en Uruguay e incluyó atravesar la peligrosa selva del Darién. Sin embargo, a diferencia de la fiscal, su víctima no ha obtenido “asilo político”, según declaró Gálvez en Twitter.

Sobre la actuación de Liomarys Vara Fuentes en su juicio, Gálvez relató a 14ymedio: “El abogado defensor le cuestionó qué interés social podría tener decomisar mi vivienda”, y tras la conclusión de la vista oral, la fiscal le respondió al jurista que él debía saber por qué confiscaban la casa, pero no se lo podía “responder en público”.

Una condiscípula de la universidad, describió a la fiscal como “ambiciosa, y no le temblaba la mano a la hora de pedir castigo”. Tras la condena de Gálvez, Vara Fuentes fue felicitada por sus superiores, aseguró 14ymedio un empleado del tribunal de Pinar del Río.

“Ese caso [contra Gálvez] parecía que iba a ser su rampa de lanzamiento para ascender a otras responsabilidades, pero pocos meses después supimos que había salido del país y estaba en la frontera Sur de Estados Unidos para pedir asilo”, refirió la misma fuente, bajo condición de anonimato.

Mientras, Karina Gálvez cumplía su condena en Cuba. “Antes de que terminara ese año [2017] me enteré de que la fiscal se había ido del país. Una colega de ella me lo dijo. Me quedé sin palabras”.

Según 14ymedio, la ex fiscal “borró toda su presencia en internet para evitar ser localizada, pero hace 15 meses su nombre quedó registrado en un sitio de donaciones (…) para un pastor con problemas de salud. Según esa página web, Vara Fuentes estaría residiendo en San Antonio, Texas”.

El diario digital agrega que uno de los jueces involucrados en el caso contra la economista Gálvez, Yojanier Sierra Infante, fue reconocido por sus servicios al régimen y actualmente preside el Tribunal Provincial Popular de La Habana. Desde esa posición de poder, Sierra ha participado en las sentencias contra los manifestantes del 11 y 12 de julio pasado.