60 años de operación Pedro Pan: 14 mil niños “salvados de la hecatombe castrista”

La Operación Pedro Pan, considerada el mayor éxodo infantil del siglo XX en Occidente, “salvó a 14 048 niños y niñas de la hecatombe castrista”, afirmó la escritora Ileana Fuentes al recordar el 60 aniversario de ese hecho
Niños cubanos en Operación Peter Pan
 

Reproduce este artículo

La Operación Pedro Pan, considerada el mayor éxodo infantil del siglo XX en Occidente, “salvó a 14 048 niños y niñas de la hecatombe castrista”, afirmó en Miami la escritora y feminista Ileana Fuentes al recordar el 60 aniversario de ese hecho.

“Yo fui una de esas niñas. Informalmente, el programa se denominó Operación Peter Pan. Esta es, hasta el día de hoy, la operación de rescate de niños y niñas mayor que recoge la historia”, escribió Fuentes en un artículo publicado en el diario digital CubaNet.

El artífice de la Operación Pedro Pan fue monseñor Bryan Walsh, quien se encargó de recibir a los menores que luego eran trasladados a campamentos, orfanatos o familias adoptivas.

Walsh se dio cuenta de que había muchos casos de menores cubanos llegando a EE.UU. solos buscando un lugar seguro y se puso en contacto con la administración del ex presidente Dwight Eisenhower, que suministró los recursos para apoyar el programa.

La operación, iniciada un 26 de diciembre de 1960 y que oficialmente concluyó el 23 de octubre de 1962, con la suspensión de todos los vuelos comerciales entre Estados Unidos y Cuba, se efectuó poco después del triunfo de la “revolución cubana” cuando un hombre llevó a Walsh un niño llamado Pedro para que le buscara refugio mientras sus padres lograban salir de Cuba.

“Todas las salidas fueron por avión -por las aerolíneas PanAm, National y KLM- con destino a Estados Unidos, y el primer vuelo salió del Aeropuerto 'José Martí', el 26 de diciembre de 1960. En ese vuelo escaparon apenas dos niños cubanos”, recuerda Fuentes.

“El 28 llegaron dos más, seis el día 30 y doce el 31. Nunca en su historia el Gobierno de Estados Unidos había costeado un programa para niños refugiados”, añadió.

“De poquito a poquito, para no levantar muchas sospechas en La Habana, fueron llegando los niños y las niñas cubanas. El campamento Matecumbe y las barracas en Kendall se fueron llenando al tiempo que Walsh desarrollaba una red nacional de parroquias católicas (...) en 35 estados de la Unión: Nuevo México, Nebraska, Delaware, Indiana, Colorado y Florida, entre otros”, rememora Fuentes.

La exdirectora del Museo Americano de la Diáspora Cubana, con sede en Miami, detalla que “noventa y cinco agencias de bienestar social gestionaron esta relocalización”.

“De los 14 048 menores de edad que salieron solos de Cuba en esos 23 meses, 6584 se ubicaron con amistades de la familia o parientes ya establecidos en EE.UU.; 7464 quedaron bajo la protección del Programa de Niños Cubanos del Buró Católico y demás agencias protestantes y hebreas”, detalló Fuentes, autora del libro Cuba sin caudillos. Un Enfoque Feminista.

El Museo Americano de la Diáspora Cubana está preparando la exposición “Operación Pedro Pan: Aniversario 60 del Éxodo Infantil Cubano”, con un mapa con los nombres de todos los entonces niños que viajaron sin sus padres durante la operación, indicó la actual directora, Carmen Valdivia, que también llegó a EEUU como una “Pedro Pan”.

La muestra, con fotos y documentos donados por personas que arribaron a EEUU mediante esa vía, servirá para reabrir el museo en enero próximo, tras ser cerrado por la pandemia de la COVID-19, adelantó Valdivia durante una entrevista en Mega TV en noviembre pasado.

Según Valdivia, no se le ha dado toda la importancia que merece este éxodo de más de 14 mil niños.

“"Se conoce poco, en parte porque al principio fue algo secreto (...) y también porque a los medios (en ocasiones) no les gusta decir que uno salió huyendo del comunismo”, zanjó Valdivia.