Madre desesperada pide ayuda a Díaz-Canel para resolver su situación

Sin condiciones higiénicas ni dinero para arreglar su casa, esta cubana vive en una situación lamentable junto a sus cuatro hijos. A su esposo lo asesinaron y desde entonces ella carga con todo sola
 

Reproduce este artículo

Ismary Guzmán vive en un cuarto que no se puede llamar casa: vierte sus desechos directo a una fosa, no tiene cocina y las paredes ni siquiera están repelladas. Vive con sus cuatro hijos menores y excepto algunos vecinos, nadie se apiada de ella. 

“Yo quisiera que Díaz-Canel me viera, porque he querido llegar a donde está él y me han dicho que no. Todos los funcionarios que he visto me maltratan y no les importa la vida de mis hijos, me siento abandonada”, declaró la cubana a Cubanet.

Ismary perdió a su esposo; le dieron cuatro balazos cuando estaba embarazada de su último hijo. Quedó sola y sin sustento. Para colmo de males, se le quemó su casa y quedó sin nada. Tuvo que venderlo todo para dar de comer a los niños: su ropa, los pocos artículos de la casa que le quedaron; hasta su pelo, para que otras mujeres hicieran implantes de cabellos.

“He ido al gobierno, a vivienda, he ido a todos lados en busca de ayuda, porque soy madre soltera de cuatro niños, y el presidente ha repetido varias veces que ayudaría a las mujeres con varios hijos, pero a mí el gobierno me tiene abandonada, y ya estoy cansada de pasar trabajo y de que me maltraten”, resaltó Ismary.


El bajareque donde reside, en la barriada de los Pocitos, en el municipio Marianao, se está hundiendo, pues se encuentra sobre un pozo ciego, lo cual, explica, es de conocimiento de todos los funcionarios municipales.

“Todo el mundo lo sabe, pero lo único que hacen es decirme que no tienen nada para darme, ni casa, ni albergue. El estado no tiene nada para darme, por eso quiero hablarle al presidente para que me diga cómo es que ayuda a las mujeres con hijos”, puntualizó.

Así mismo, a pesar de su delicada situación, las autoridades también le retiraron a Ismary Guzmán Caraballo la ayuda que le ofrecían de 165 pesos, dinero que le daban cada mes mediante una chequera por ser caso social.

“Cuando mi último hijo cumplió un año de nacido, instantáneamente me quitaron la ayuda, sin darme una explicación, una excusa, ni nada, simplemente me la quitaron y ya. Entonces me gustaría entender cuál es la ayuda que este gobierno ofrece a las mujeres con varios hijos, porque yo creo que conmigo hicieron todo lo contrario. Yo quiero que el presidente me explique”, subrayó.

Casos como este se hacen más comunes en Cuba, ha medida que crecen los barrios marginales y la situación económica del país se deteriora a ojos vista.