Inventiva cubana: sacrificar vacas y transportarlas en autos del turismo

La inventiva del cubano no tiene límites y la comida hay que buscarla: ahora sacrifican vacas y las transportan en carros de turismo. ¿Quién va a acusar de matarife a alguien que renta uno de esos costosos autos?
Inventiva cubana: sacrificar vacas y transportarlas en autos del turismo
 

Reproduce este artículo

La inventiva del cubano no tiene límites y la comida hay que buscarla: ahora sacrifican vacas y las transportan en carros de turismo. ¿Quién va a acusar de matarife a alguien que renta uno de esos costosos autos?

Fuerzas del Ministerio del Interior (Minint) descubrieron en Mayabeque a un grupo de individuos que serán penalizados por hurto y sacrificio de ganado mayor; y que poseían un modus operandi novedoso: rentar autos del turismo para transportar la carne de res. Los mismos están implicados en nueve hechos delictivos de carácter múltiple, cometidos con anterioridad. 

Un campesino, víctima de haber perdido algunas de sus vacas, dijo en un reporte de la Televisión Cubana que cuando despertó de madrugada, cerca de las cuatro, a orinar se percató de que “me faltaban esas cuatro vacas, entonces salí a buscarlas y me las encontré matá”.

Los animales fueron sacrificados con cortes en las nucas o el llamado “puntillazo”; pero en el último acto los “matarifes” dejaron abandonado el auto en lugar del hecho. El vehículo había sido rentado en la capital cubana según indicó la periodista.

Esta evidencia, junto a las huellas de neumáticos de casos anteriores confirmaron que era se trataba del mismo grupo. Los acusados están en prisión provisional en espera de juicio y la ley cubana suele ser más estricta con estos delincuentes que con quienes asesinan o violan.

Generalmente, a decir de un militar entrevistado, solían matar entre dos y cuatro vacas en cada ocasión. El ganado era sustraído de fincas del sector cooperativo o de los campesinos para luego ser sacrificado en zonas cercanas a carreteras de poco fugo vehicular. 

En 1959 Cuba contaba con 6 millones de cabezas de ganado vacuno, desde que la dictadura se instauró en el poder el país no ha dejado de vivir el tiempo de las vacas flacas, tanto desde lo económico y social como desde lo que se percibe en los campos donde pasta el ganado.

Nadie sin autorización puede sacrificar una res, el Estado tiene que controlar hasta ese proceso. Sin embargo, en agosto pasado, en Holguín el régimen detectó más de ocho grupo de personas que habrían cometido “delitos contra el ganado mayor”.

Aseguraron que los operativos e investigaciones son por hechos ocurridos en los municipios Cacocum, Calixto García, Gibara, Rafael Freyre, Báguanos, Urbano Noris, y la ciudad capital, Holguín.

El sacrificio ilegal de ganado fue tipificado como delito en 1979, en el primer Código Penal después del triunfo de la mal llamada revolución; y se incrementó la pena en 1999.

La crisis del ganado vacuno es general en toda la isla. En junio, un medio oficialista reconoció la debacle cuando reseñó la crítica situación en que se encuentra el ganado mayor en la oriental provincia de Las Tunas: hasta junio dos mil 954 reses habían muerto por desnutrición en el 2020, según datos publicados por el estatal Periódico 26.

Por otro lado, la carne de cerdo, que siempre ha sido la proteína fundamental para el cubano, escasea en los mercados; aunque el régimen surte muy bien sus nuevas tiendas en divisas; mientras que los que no pueden acceder a ellas tienen que subsistir a base de croquetas “marcianas” y embutidos; porque hasta los huevos han desaparecido en la Isla.