Ferrer convoca a jornada cívica por los derechos humanos

El líder de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu), José Daniel Ferrer, convocó a una jornada de acciones no violentas desde el 1 al 10 de diciembre a favor del respeto a los DDHH.
José Daniel Ferrer
 

Reproduce este artículo

El líder de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu), José Daniel Ferrer, convocó a una jornada de acciones no violentas desde el 1 al 10 de diciembre a favor del respeto a los derechos humanos en todos los países gobernados por dictaduras.

"Los invito a que realicemos, dentro y fuera de Cuba, todas las acciones posibles, de orden cívico y no violento a favor de los derechos humanos en Cuba, Venezuela, Nicaragua y de toda nación bajo dictadura”, expresó el disidente.

En una breve llamada desde la prisión Mar Verde, el preso político comunicó que durante esos diez días realizará una huelga de hambre y agradeció a quienes le han apoyado desde su detención el 11 de julio pasado en Santiago de Cuba.

“A todos mis hermanos, dentro y fuera de Cuba, a todos aprovecho para darles un fortísimo abrazo y mi gratitud por el apoyo que nos vienen dando.

Y repetirles que estoy en una situación bien difícil, que se puede resumir en enterrado en vida y muriendo lentamente, pero con fuerzas para seguir resistiendo mientras Dios quiera”, dijo.

Con respecto a los momentos que vive la causa por la libertad de Cuba, declaró que “Es importante que estemos muy unidos, dialoguemos, nos entendamos porque de nuestra comprensión depende la fuerza de nuestra lucha, la torpe desconfianza no construye ni fortalece, por eso es que debemos estar en estrecha sintonía y no andar cada cual por su lado”.

La salud del opositor continúa siendo delicada, sus dolores de cabeza continúan y también el zumbido en unos de sus oídos. 

Denunció, además que “no puedo escribir, tengo derecho a lápiz y papel. Estoy en una cárcel en condiciones medievales”.

En un primer mensaje enviado por Ferrer la semana anterior, este abogaba por la unidad con el fin de lograr la democracia.

Durante los cuatro meses de prisión solo ha podido recibir la visita de su hijo José Daniel Ferrer Cantillo el pasado 8 de octubre y se refiere que ha sido víctima de torturas por parte del régimen.

La organización Prisoners Defenders (PD) hizo un llamamiento a favor del disidente y acotó que este “No recibe tratamiento médico alguno, salvo la administración mediante engaño de una droga psico-activa, Alprazolam, que provoca falta de aire, inclinación al suicidio y alteraciones de la consciencia, como veremos".