Con dolores y sin medicamentos en Camagüey, Cuba
Teodora Martínez Álvarez es una cubana que se queja desde hace ya un buen tiempo de su padecimiento el cual sufre por la falta de medicamentos en la isla
 

Reproduce este artículo

Desde la ciudad de Camagüey, Teodora Martínez Álvarez se queja desde hace ya un buen tiempo de su padecimiento. Esta señora mayor padede de la enfermedad Neuralgia del Trigémino (NT o NTG), también conocida como Prosopalgia, Tic doloroso, es un trastorno neuropático del nervio trigénimo que provoca episodios de intenso dolor en los ojos, orejas, labios, nariz, cuero cabelludo, frente, mejillas, boca y mandíbula.

Los médicos le dicen que no tiene cura y que lo único que puede hacer es tomar medicamentos que le ayuden a soportar el dolor. Los medicamentos que necesita están en falta. Así que debe soportar el dolor.

Teodora alega no solo que ha ido en reiteradas ocasiones a la farmacia correspondiente en busca de la medicación o calmantes, a esto se suma la situación sanitaria actual y las limitantes del transporte público que hacen más engorroso su alivio. Esta anciana alega no tener recursos para comprar frutas con las que pueda hacer jugos que es lo que se recomienda en este tipo de casos, tampoco cuenta con dieta alimenticia para solventar y aliviar un poco su enfermedad. 

Aunque aún no se ha establecido un método totalmente eficaz para curar la neuralgia del trigémino, la mayor parte de los pacientes mejora con el uso de medicamentos o con cirugía. La neuralgia atípica del trigémino, que implica un dolor más constante y ardiente, es más difícil de tratar, tanto con medicación como con cirugía. La cirugía puede ocasionar distintos grados de aturdimiento del paciente y llegar ocasionalmente a una "anestesia dolorosa", que se manifiesta como un aturdimiento con intenso dolor. No obstante, muchos pacientes presentan un gran alivio de los síntomas con mínimos efectos adversos.

La escasez de medicinas se ha convertido en uno de los tantos problemas crónicos que afrontan cada día los cubanos, y son habituales largas colas cuando alguna de las farmacias recibe algún lote de productos.

El sostenido déficit de fármacos, tanto en la capital como en las provincias, ha provocado que los cubanos tengan que comprar sus medicamentos de urgencia en el mercado negro, donde las medicinas de importación se venden en moneda convertible.

La empresa estatal BioCubaFarma produce 505 (63%) de los 801 fármacos consumidos en el país, para lo que importa más del 85 % de la materia prima, en su mayoría comprada en mercados lejanos como China, India, y Europa.

Además de la falta de dinero, el gobierno sostiene que la corrupción de empleados de farmacias y almacenes que alimentan el mercado negro agudiza la actual crisis.

La impresión de recetas médicas que requieren mayor información y control del paciente y el medicamento fueron introducidas hace unos años para intentar contener la venta ilícita.

 

Con dolores y sin medicamentos en Camagüey, Cuba