Gobierno cubano culpa a EEUU por la escasez de medicamentos

El sostenido déficit de fármacos, tanto en la capital como en las provincias, ha provocado que los cubanos tengan que comprar sus medicamentos de urgencia en el mercado negro
Farmacia cubana
 

Reproduce este artículo

La televisión cubana emitió un reportaje el pasado miércoles donde culpó a la actual administración estadounidense de la falta de medicamentos en las farmacias cubanas.

La escasez de medicinas se ha convertido en uno de los tantos problemas crónicos que afrontan cada día los cubanos, y son habituales largas colas cuando alguna de las farmacias recibe algún lote de productos.

El sostenido déficit de fármacos, tanto en la capital como en las provincias, ha provocado que los cubanos tengan que comprar sus medicamentos de urgencia en el mercado negro, donde las medicinas de importación se venden en moneda convertible.

Según listas oficiales publicadas el año pasado, el MINSAP tiene un décit de 47 medicamentos, aunque esa cifra ha llegado a los 85 fármacos en algunos meses. Muchos de ellos son medicinas que pertenecen a la llamada "tarjeta de control", un sistema que intenta garantizar medicamentos a enfermos crónicos.

El presidente cubano Miguel Díaz-Canel se refirió a los problemas con los fármacos en Cuba en abril el año pasado. "Hay que exportar más, importar menos y sustituir importaciones. Hay que revisar de cuántos medicamentos que producíamos en otro momento no estamos produciendo hoy", aseguró tras culpar, como han hecho ahora los medios oficiales, al embargo norteamericano de este desabastecimiento,.

La empresa estatal BioCubaFarma produce 505 (63%) de los 801 fármacos consumidos en el país, para lo que importa más del 85 % de la materia prima, en su mayoría comprada en mercados lejanos como China, India, y Europa.

Además de la falta de dinero, el gobierno sostiene que la corrupción de empleados de farmacias y almacenes que alimentan el mercado negro agudiza la actual crisis.

La impresión de recetas médicas que requieren mayor información y control del paciente y el medicamento fueron introducidas hace unos años para intentar contener la venta ilícita.