Ministerio de Transporte cubano anuncia severas restricciones al transporte público

El Ministerio de Transporte {MITRANS) de Cuba anunció este jueves severas restricciones a los viajes de los ómnibus y trenes nacionales como parte de una serie de medidas provocadas por la crisis energética en el país.

La viceministra primera del ramo, Marta Oramas Rivero, informó en la televisión estatal de una serie de ajustes al transporte nacional, y dijo que se realizará una nueva programación de los viajes, tanto por carretera como por ferrocarril, manteniendo a partir del domingo un único tren diario desde la capital hacia los cuatro destinos en la región oriental.

"A estas salidas se les ajustarán también los horarios de salida, su itinerario y el tiempo establecido en cada estación, además se le incluye al viaje Habana-Santiago las paradas de Jaruco, en Mayabeque y Guayos, en la provincia de Sancti Spíritus", informó el medio local CMHW.

El transporte de Ómnibus Nacionales es el que tendrá mayores ajustes "por su elevado consumo de combustible", por que solo tendrá una salida diaria desde La Habana hasta las cabeceras provinciales y una desde y hacia Baracoa y Manzanillo, a partir del lunes próximo.

La funcionaria informó que todos los pasajeros que ya poseen su boleto de viaje, tienen la posibilidad de dirigirse a las Agencias de Viajeros para recibir el reintegro si ya no desea viajar, y en los 15 días posteriores a su fecha de viaje pueden recibir el ciento por ciento del valor de su reservación.

Asimismo, hasta el 30 de septiembre no se venderán nuevos boletos a la población.

En cuanto a la transportación marítima desde Batabanó y hasta Nueva Gerona, en lo adelante se hará a un único viaje de ida y vuelta del catamarán y del ómnibus que traslada a los pasajeros desde la capital hasta el puerto, según detalló la funcionaria.

Medidas del transporte (ACN)
Resumen de las medidas del transporte (ACN)

El presidente cubano admitió este miércoles que la grave situación energética de Cuba implicará medidas de emergencia para mitigar sus posibles efectos sobre la población, y que las afectaciones se harán sentir con mayor crudeza durante las próximas semanas.

En el transporte público, ya se han notado los efectos esta semana con más gente en la calle "pidiendo botella", autobuses urbanos desbordados, gran parte de las gasolineras con los surtidores de gasóleo cerrados y largas colas en las que aún prestan servicio.

En las paradas de la capital cubana el Cuerpo de Inspectores de Atencion y Ayuda al Pasajero, detienen a los vehículos estatales para que estos constribuyan al traslado de pasajeros

Las autoridades aseguran que no cesará el suministro de diésel para automóviles particulares, aunque el transporte público urbano e interurbano por carretera y ferrocarril se ha restringido a servicios mínimos.

La llegada de combustible se interrumpió el martes y no se reanudará hasta el sábado, anunció el presidente Miguel Díaz-Canel, en una intervención especial en la televisión pública cubana en la que aseguró que se trata de una "situación coyuntural" que afecta esencialmente al diésel.

Este tipo de combustible es el que usan la inmensa mayoría de los vehículos que circulan en Cuba -incluida la flota de transporte público- y el usado en la producción energética, aunque el Gobierno asegura que esta última está garantizada por la producción interna, que cubre el 40% de la demanda total del país.

El presidente y el resto de funcionarios cubanos culparon en TV de la crisis al Gobierno de Estados Unidos, al que acusan de tratar de impedir la llegada de combustible a la isla mediante presiones a las navieras que transportan crudo desde Venezuela, el mayor socio y valedor de Cuba.