Alexis Valdés: "Los cubanos se acostumbraron a ser extremistas"
El artista cubano radicado en Miami habló en una entrevista al diario digital OnCuba sobre todo lo que significa para él la política, Cuba y Miami
Alexis Valdés
 

Reproduce este artículo

El artista cubano Alexis Valdés comentó en una entrevista al diario digital OnCuba todo lo que significa para él estar lejos de Cuba, la política para los cubanos y su vida en Miami, donde reside hace unos años.

Valdés que lleva cerca de 16 años sin poder entrar a Cuba fue cuestionado sobre si en alguna ocasión había sido censurado en su ciudad de adopción, Miami y esto fue lo que dijo al respecto.

“Lo que pasa es que el ser humano, cuando tiene poder, quiere ejercer el poder. Por supuesto en Cuba pasa más. Pero en cualquier empresa si el presidente o el CEO dice algo, los demás callan. Por eso yo nunca he pertenecido a nada, ni a un gobierno, ni a un partido ni a nada”, expresó el humorista en dicha entrevista.

Valdés añadió que en Miami no le sucedía eso, porque en primer lugar no lo permitía, aunque siempre existían personas que quieren decirte cómo pensar o qué decir.

“Creo que la libertad, la que yo siento, la que profeso y por la que me siento en paz, que no es una libertad total porque eso no existe, pero esa libertad de poder decir con respeto y mesura, lo que yo entiendo, es algo inalienable e indispensable. Una sociedad donde sus elementos no se expresan con libertad, por conveniencia o por miedo, por lo que sea, no puede avanzar”, dijo.

“Los cubanos necesitan aprender a dialogar. Los cubanos en estos años luego del triunfo de la Revolución se han acostumbrado a pensar y a funcionar de una manera muy extremista: ´si no piensas como yo eres mi enemigo y necesito destruirte´. Y eso es lo que ha lastrado nuestro país (…) no es lo mismo una nación donde todo el mundo colabore y aporte sus ideas, piense como piense, pero aporta lo mejor de sí”, sumó a la conversación el actor.

Sobre las diferencias políticas entre los cubanos y los fanatismos que llevan a los extremos en política, también opinó: “tengo amigos que los quiero y sé que piensan diferente a mí. Yo no puedo decir que soy apolítico porque cualquier pensamiento o cualquier planteamiento es político, yo lo que no soy fanático de ninguna política ni seguidor de ningún político”.

Sobre el régimen castrista, que no lo deja entrar a la isla, aunque desconoce el por qué dijo que la “asignatura pendiente del gobierno y la sociedad cubana, es abrirse a todo el que quiera aportar. Pero abrirse de verdad. No solo para ingresar dólares, sino una apertura de ideas, de pensamiento, de economía, de forma de vida”.

Respecto al llamado “intercambio cultural” entre Miami y La Habana, el artista cubano opinó que eso no ha existido jamás porque “no puede ser de una sola vía”.

“El juego tiene que ser en igualdad de condiciones. Todo el mundo sabe, y no podemos cegarnos, que el interés fundamental de ese intercambio es que hay una población en los Estados Unidos que quiere ver a esos artistas de Cuba, que escucha la música o que ve la comedia de esos artistas que están en Cuba. Y viceversa, hay una población muy grande en Cuba que quisiera ver a los artistas que se han quedado del otro lado (…) Lo normal es que un artista cubano se presente allí donde hay un público que lo está esperando, sea dentro de la Isla, fuera de la Isla, como si es en Marte. Es una presentación, una actuación, nada más”, concluyó al respecto.