Vietnam lanza un "salvavidas" al régimen cubano. ¿Alcanzará?

Mientras aliados como Rusia dan marcha atrás a proyectos, y Venezuela está en una seria situación como para ir a más con el castrismo, el régimen de Cuba suscribió con Vietnam un grupo de acuerdos “para reforzar la cooperación bilateral y los negocios conjuntos en diversos sectores económicos”
Rodrigo Malmierca, ministro cubano. Foto: EFE
 

Reproduce este artículo

Mientras fuertes aliados como Rusia dan marcha atrás a algunos proyectos, y otros como Venezuela están en una seria situación en sus países como para ir a más con el castrismo, el régimen de Cuba suscribió con Vietnam un grupo de acuerdos “para reforzar la cooperación bilateral y los negocios conjuntos en diversos sectores económicos”, según informaron este miércoles medios estatales de la isla.

Uno de los pactos abarca la agenda económica bilateral a mediano plazo, durante el periodo 2020-2025, con la que se prevé impulsar la colaboración en sectores como el agroalimentario -en la producción de arroz, café, granos y productos acuícolas en Cuba-, la biotecnología y la exploración petrolera.

Este mecanismo gubernamental permitirá proyectar las principales acciones a desarrollar de conjunto en estos cinco años, además de fortalecer las relaciones económicas y comerciales entre ambas naciones regidas por partidos comunistas, según la oficial Agencia Cubana de Noticias (ACN).

Los documentos firmados por el ministro cubano de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca, y el titular vietnamita de la Construcción, Pham Hong Ha, también incluyen la puesta en marcha de tareas conjuntas sobre políticas de ciencia, tecnología e innovación.

Entre los acuerdos destaca la prórroga de un proyecto de arroz, hasta el año 2023, y otro para la cooperación y negocios conjuntos en el sector pesquero, alimentos deficitarios en Cuba cuyo régimen se ha mostrado incapaz de viabilizar el desarrollo de productores locales.

Entre estos nuevos acuerdos figura un memorando de entendimiento para realizar estudios de campo en Vietnam de la primera vacuna cubana contra la peste porcina clásica -Porvac- desarrollada por el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB) de La Habana.

Además de aliado ideológico, Vietnam es el segundo socio comercial de Cuba en la región de Asia -solo por detrás de China- y uno de los veinte primeros a nivel global, con intercambios bilaterales ascendentes a más de 340 millones de dólares en los últimos años y la proyección oficial de que puedan elevarse a 500 millones de dólares en el año 2022.

Increíblemente Vietnam exporta carbón, arroz y textiles a Cuba, productos abundantes antes de la debacle castrista. Además, envía químicos, elementos electrónicos y arroz a este país, donde también ejecuta un programa para incrementar la producción de ese cereal de alto consumo en la isla, que a su vez vende al país asiático sobre todo productos farmacéuticos.

Esta semana se conoció que la compañía RZD (Ferrocarriles de Rusia) anunció la suspensión de su proyecto de modernización de la estructura ferroviaria de Cuba, sumándose a la decena de inversiones en la isla que Moscú ha puesto en pausa este mes.

“Lamentablemente, hemos tenido que suspender nuestro proyecto de modernización integral de la infraestructrura ferroviaria cubana debido a las dificultades económicas y las restricciones de cuarentena en la isla, pero esperamos reanudar las obras después de que la situación se haya estabilizado”, declaró el director general adjunto de RZD, Serguéi Pávlov, al diario Gudok.

En octubre de 2019, RZD firmó con la Unión de Ferrocarriles de Cuba un convenio para modernizar toda la estructura ferroviaria cubana.

A mediados de diciembre, Moscú anunció la suspensión de unos 50 proyectos de inversión rusa en Cuba, de 60 planificados y la cancelación de la reunión de la Comisión Intergubernamental Rusia-Cuba para el Comercio, Cooperación Económica, Científica y Técnica, por “dilación” de la parte cubana.

 

(Con información de EFE)