"Coleros utilizan a embarazadas e impedidos físicos para comprar más", asegura funcionario de tienda en CUC
A los coleros que emplean a embarazadas e impedidos físicos en Cumanayagua, Cienfuegos, y a estos últimos, se les está aplicando una medida consistente en pedirles datos como carnet de identidad, dirección y nombre, para detectarlos si se presentan a comprar más de una vez.
 

Reproduce este artículo

Los coleros que utilicen a los impedidios físicos y a las embarazadas son los que van a aportar los datos ahí, dice un Dependiente comercial La Casa Grande sobre "la adopción de medidas para minimizar a revendedores, #coleros y acaparadores" que, en el municipio de Cumanayagua, "ya muestra resultados".

Así lo publicó el oficialista Canal Caribe en un reporte que detalla cómo "el consejo de defensa provincial en #Cienfuegos vela porque cada uno de los sectores implicados en esas acciones cumplan con el trabajo preventivo y la organización de los entornos de los #comercios".

Todo esto forma parte de la arremetida del gobierno cubano contra los llamados coleros y revendedores, figuras no reconocidas por el trabajo por cuenta propia que estuvo vigente en la isla hasta hace muy poco.

Ahora, aunque se modificó la norma, aún los coleros y revendedores no se contemplan como figuras necesarias sino que la mano estatal los condena por considerarlos delincuentes a pesar de que existen en buena medida por el desabastecimiento y falta de eficiencia de la distribución socialista. 

"Ellos (los que utilizan a impedidos y embarazadas) son los responsables del destino final del producto", dice el dependiente entrevistado por la televisora nacional. 

Por eso se toman, desde este momento, datos como el nombre, el número de carnet de identidad y la dirección de cada individuo que se presente en la cola. Con esto persiguen evitar que estos "acaparadores" se disuelvan, que su figura no exista más en el panorama cubano. Pero obvian, quizás, que ante las medidas gubernamentales y políticas económicas los cubanos hallan la manera de sobrevivir. 

Con esta situación de los coleros, dice una entrevistada, "realmente era un desastre lo que había"."Siempre eran los mismos",responde otra a la cámara. 

El tiempo dirá si esta es una solución efectiva u otro desesperado tapón ante las goteras del sistema cubano. 

Coleros y revendedores que utilizaban a embarazadas e impedidos en Cumanayagua