Seguridad del Estado cita y amenaza al periodista independiente Rudy Cabrera
El reportero fue interrogado sobre su relación con ciudadanos que la Seguridad del Estado califica de “contrarrevolucionarios” por su activismo a favor de los derechos humanos
periodista independiente Rudy Cabrera

El periodista independiente cubano Rudy Cabrera Arcia fue citado por la Seguridad del Estado cubana para que se presentara a una entrevista el pasado 4 de marzo, en la Cuarta Unidad de la PNR del Municipio Cerro, denunció el medio independiente Cubanet, donde colabora el reportero.

Al acudir a la entrevista, Cabrera fue recibido el capitán Denis y el agente Daniel, ambos miembros de la policía política, quienes lo condujeron a una oficina donde se les unió un Mayor que se presentó como presidente del consejo de la zona en que vive el entrevistado.

El interrogatorio giró en torno a la amistad de Rudy con ciudadanos que la Seguridad del Estado califica de “contrarrevolucionarios” por su activismo a favor de los derechos humanos y el apoyo a las causas de la sociedad civil independiente.

La policía política concedió especial importancia a la relación del reportero con Oscar Casanellas y Luis Manuel Otero Alcántara, éste último arrestado con violencia el pasado domingo, cuando se disponía a asistir a la besada pública convocada por un grupo LGBTI en protesta por la censura de un beso gay en el filme Love, Simon, transmitido por la televisión cubana.

Los agentes de la  Seguridad del Estado intentaron comprometer a Cabrera para que evitara mantener contacto con quienes, según ellos, "podrían traerle problemas", a lo que Rudy se negó. Fue entonces que el Mayor intervino y de forma verbal lo citó para el viernes próximo, a las 10:00 am, en el Consejo de la PNR de su zona, para analizar su presunta condición de “antisocial”, pues se reúne con contrarrevolucionarios y no trabaja para el Estado.

De las amenazas recibidas durante la reunión con las autoridades, se deduce que la policía política está buscando la forma de acusar a Rudy Cabrera de “peligrosidad pre-delictiva”, figura legal que las autoridades cubanas utilizan a discreción para silenciar a periodistas independientes, opositores políticos y activistas de la sociedad civil.