Mi vida corre peligro: manifestante del 11J envía mensaje desde prisión

Yusniel Milián González, joven preso en Cuba desde las protestas antigubernamentales del 11 de julio, envió una carta desde una cárcel de máximo rigor en La Habana
Represión de protestas del 11J en La Habana. Foto: EFE
 

Reproduce este artículo

Yusniel Milián González, joven preso en Cuba desde las protestas antigubernamentales del 11 de julio (11J), envió una carta desde una cárcel de máximo rigor en La Habana para denunciar que teme por su vida y exigir su libertad.

Milián González, de 33 años de edad, contó en la misiva publicada por activistas en redes sociales, que se encuentra injustamente “recluido en la prisión de Valle Grande bajo una acusación de 'propaganda enemiga'”.

Fue detenido el 11 de julio y trasladado al día siguiente para la prisión de jóvenes del Cotorro, “donde fui golpeado y amenazado de muerte”, denunció. Según su testimonio, luego estuvo más de 40 días en Villa Marista, sede en La Habana del Departamento de la Seguridad del Estado, por la presunta comisión de un delito que Milián González rechaza.

“Ellos [los oficiales del Ministerio del Interior] son conscientes de mi inocencia y no me quieren dar la libertad”, denunció el preso político.

“Llevo casi cuatro meses con este problema y nadie me da respuesta y no sé qué es lo que pretenden hacer conmigo. Soy padre de familia, tengo una esposa que tiene ocho meses de embarazo, una niña de un año y siete meses, uno de 10 años y dos hijastros”, refirió Milian González.

Responsabilizó por su integridad física a las autoridades carcelarias, “al Gobierno de Cuba, a la Fiscalía y a la Seguridad del Estado”. En su carta, Yusniel Milián González pide su “liberación inmediata”.


El Centro de Información Legal Cubalex y el grupo de trabajo sobre detenciones políticas en Cuba, Justicia 11J, han reportado más de 1000 arrestos arbitrarios tras las masivas protestas del 11J. Al menos 600 personas continúan privadas de su libertad.

Esta semana ambas organizaciones condenaron la criminalización de la protesta y exigieron “sobreseimiento libre y total con carácter inmediato de todos los procesos que estén en manos de la Fiscalía, así como de los casos que ya fueron presentados por la Fiscalía al tribunal, sin que se haya efectuado juicio”.

La organización Prisoners Defenders registra, hasta octubre del 2021, un total de 591 convictos y condenados políticos en Cuba, señalan en su último informe publicado el 4 de noviembre.

Según el documento, 370 casos pertenecen a la represión relacionada con las manifestaciones del 11 de julio de 2021 en Cuba, cifra aún inferior al 25% respecto al total generado por la ola represiva, “pues resulta del todo imposible conocer los casos entre la población”, agregaron.

Lizandra Góngora pide ayuda desde prisión de El Guatao

La activista Lizandra Góngora Espinosa, apresada desde julio, pidió ayuda para frenar los malos tratos que vive en el penal para mujeres de El Guatao, en La Habana.

“Por favor ayúdame, me siento mal y me están negando el estar en mi régimen que es Pendiene Colectivo #1. He hablado con todos los jefes y me lo niegan sin motivo alguno después de comprometerse a lo contrario. Ayúdenme”, dice un fragmento de una misiva de la prisionera política que difundió la también opositora Diasniurka Salcedo Verdecia.

La carta, fechada el 17 de noviembre, explica que tras varias peticiones de Góngora Espinosa fue trasladada al Destacamento 8 (celda) porque precisaba estar sola. Luego la reclusa pidió regresar a su colectivo y las autoridades carcelarias se lo han negado como si estuviese de castigo.

“Viendo las condiciones, que no son favorables para mi salud mental ni física llevo varios días pidiendo que me saquen y se me es negado el incorporarme a mi colectivo 1” escribió.

También mencionó los nombres de las personas que dentro de la prisión no han cumplido con su palabra de devolverla a su régimen: “Yasnay, Wendy, Ofelia y Ernesto”.

“Por favor, necesito ayuda de alguien que pueda interceder por mi persona. (…) no tengo derecho a llamadas con mis hijos, un castigo que no merezco, por solo pedir estar aislada por algunos días”, concluyó.