Agreden y multan al rapero Maykel Osorbo por decir “Díaz-Canel no es mi presidente”
Maykel Castillo Pérez (Maykel Osorbo) fue agredido, arrestado y multado por agentes del orden en La Habana tras decir que Miguel Díaz-Canel no es su presidente
 

Reproduce este artículo

 

El rapero contestatario cubano Maykel Castillo Pérez (Maykel Osorbo) fue agredido, arrestado y multado este miércoles por agentes del orden en La Habana, luego de una discusión en que dijo que Miguel Díaz-Canel no era su presidente, sino el de ellos [los agentes].

Una transmisión en directo vía Facebook Live muestra el momento del altercado y las palabras que dijo el joven, aunque no llega a mostrar la escena del arresto.

“(…) yo soy un artista contestatario, aquí podemos hablar libremente de cualquier persona, aquí lo que no podemos es ofender directamente a nadie (…) Yo soy incapaz de ofender a tu presidente, yo soy cubano igual que usted, yo defiendo mi bandera igual que usted. (…) Díaz-Canel no es mi presidente, Díaz-Canel es tu presidente”, se escucha decir al joven, que es miembro del Movimiento San Isidro, un grupo de artistas independientes cuya persistencia en el activismo ha generado la represión del régimen contra ellos.

“Mi presidente soy yo, mi presidente son los cubanos de a pie”, agregó el rapero poco antes de que terminar la transmisión y ser conducido a la estación de Zanja.



Desde la estación policial, Maykel Osorbo logró transmitir nuevamente con un teléfono móvil hasta el momento de su liberación.

 

 

“Esto es lo que sucede cuando no reconoces a un dictador como presidente, te golpean y te maltratan (…)”, escribió luego junto a una foto que muestra arañazos en su cuello.



Maykel Osorbo salió de prisión el pasado 23 de octubre tras haber sido encarcelado durante un año y dos meses por un supuesto delito de “atentado”.

El 21 de septiembre del 2018 Castillo Pérez fue el anfitrión de un concierto de rap en “La Madriguera”, al cual invitó a varios amigos raperos, que terminaron pronunciándose contra el Decreto 349.

Dos días después del espectáculo, la policía lo arrestó en su domicilio alegando que revisaban una multa que había recibido tres meses antes. Luego fue llevado a la prisión Valle Grande y durante más de seis meses permanece en un limbo legal. En ese plazo hizo huelgas de hambre, y se cosió la boca en señal de protesta.

Desde la cárcel también denunció cómo la Seguridad del Estado intentó “captarlo”, y desestimó los papeles que firmó durante su supuesto reclutamiento.