60 años de la Federación de Mujeres Cubanas, ¿un engranaje más de la máquina propagandística?
Varias son las iniciativas de la sociedad civil cubana para concientizar sobre los derechos de las cubanas; en un entorno en que se visibilizan asesinatos a mujeres (al menos 11 en lo que va de año), y niñas (3), la institucionalidad se queda obsoleta.
FMC, un engranaje más de la propaganda
 

Reproduce este artículo

Si bien la acción feminista en Cuba se ha concentrado formalmente en las instituciones, la Federación de Mujeres Cubanas suele verse como una organización poco vital, en el sentido de que las mujeres que la dirigen están mas cerca del poder político que de las federadas a las que deben representar.

La FMC está concebida como "organización de masas" que desarrolla "políticas y programas encaminados a lograr el pleno ejercicio de la igualdad de la mujer en todos los ámbitos y niveles de la sociedad".

No obstante, las mujeres cubanas llevan pidiendo, desde hace algún tiempo, una Ley Integral contra la Violencia de Género y el cronograma legislativo no contempla incluirla hasta pasado 2028. 

Entre los objetivos que dice tener la organización -fundada en agosto de 1960 y presidida desde entonces hasta su muerte en 2007 por Vilma Espín-, se incluye "brindar sistemáticamente su aporte a la formación y el bienestar de las nuevas generaciones". 

Pero cómo lo hace, cuáles son las herramientas que ofrece y por qué no moviliza en los barrios cubanos. 

Cuando una joven se integra a la FMC le hablan de cotización, de organización, bases, estatutos, pero muy poco de cómo la Federación va a apoyarla para que tenga herramientas ante la violencia de género. 

En algún momento, se tratan tópicos como talleres de costura, tareas del hogar, cursos de peluquería, o se promueven oficios tradicionales como el de costurera y secretaria, que aun cuando son útiles y probablemente necesarios, profundizan un esquema de roles patriarcales. 

Que Cuba sea el segundo país del mundo, después de Ruanda, con mayor representación parlamentaria de mujeres (53.2% en la Asamblea Nacional del Poder Popular) no significa necesariamente que la mayoría de las cubanas se sienta representada, en particular cuando permanecen demandas sin ser atendidas.

El pasado viernes 14 de agosto, por ejemplo, ADN reportó el asesinato a otra cubana, ultimada a machetazos por su esposo en Marianao, La Habana.

#YoSíTeCreoenCuba, una de las plataformas comprometidas con este asunto, fuera de la institucionalidad, "continúa solicitando que exista una ley integral contra la violencia de género en el país, que propicie la educación en respeto de los derechos y de la integridad de las mujeres, así como la prevención de la violencia contra ellas".

De igual modo, buscan que "las instituciones y organizaciones respondan de manera orgánica a dichas situaciones. También por supuesto, que los violadores, acosadores, maltratadores y feminicidas encuentren en la ley las condenas que merecen".

Recientemente el portal Distintas Latitudes publicó un análisis sobre el recorrido de los feminismos en Cuba, pero al cierre del trabajo la periodista no obtuvo declaraciones de la FMC. De ahí que la reportera, en su exhaustividad, buscara una red de fuentes que dan cuenta del activismo cada vez más fuerte fuera de las instituciones cubanas, en espacios más espontáneos, comunitarios, o desde las propias redes feministas. 

Por otro lado, ante un ofensivo texto que dio lugar a debates, Zaida Capote Cruz escribió: "el periódico Granma ha publicado una crítica contra quienes llevamos años intentando poner en el centro del debate el tema de la violencia de género. Es triste y vergonzoso leer cosas tales en tiempos de crisis, necesitados de mayor unidad".

"Hablar de los feminicidios es necesario", escribe en su texto-respuesta Ailynn Torres Santana. "El silencio es cómplice. Necesitamos saber el perfil de los asesinatos, en qué circunstancia se producen, cómo podemos evitarlo". 

 

Algunos puntos clave para entender el feminismo con o sin la FMC:

-El "feminismo" en Cuba se manifestaba principalmente en las instituciones bajo el ala del Estado, hasta que aparecieron iniciativas de la sociedad civil

-La Plaza de la Revolución nunca ha acogido marchas feministas

-Los monumentos que presiden esta Plaza son de hombres 

-En la práctica, en Cuba no están permitidas las huelgas o manifestaciones, aunque en su artículo 54 y 56, la  Constitución cubana de 2019, reconoce los derechos de expresión, reunión, manifestación y asociación. Solo se ha podido tramitar el permiso, desde entonces, para realizar una movilización en defensa de los animales.

-En Cuba, el aborto es legal desde 1968, el artículo 43 de la Constitución asegura este derecho. Hubo un tiempo, sin embargo, en que se alentaba la natalidad y resultaba complejo acceder al aborto.

-El bajo nivel de brecha salarial, que en 2018 ubicaba a Cuba en el puesto número 23 de la lista del Índice Global de la Brecha de Género, toma en cuenta la poca ventaja de los sueldos de los hombres en relación con los de las mujeres, por la misma tarea; pero no explica que los salarios en la Isla son "subsidios".

-Cuba reconoció oficialmente en 2019, por primera vez, la existencia de feminicidios, cuando publicó su Primer Informe Nacional sobre la Implementación de la Agenda 2030 que incluyó el primer dato oficial obtenido en 2016: 0,99 femicidios por 100 000 adolescentes y mujeres cubanas de 15 y más años.

-El número de muertes ocasionadas por su pareja o expareja han disminuido entre 2013 y 2016 en un 33 por ciento. La tasa de feminicidios en Cuba fue baja respecto a países como El Salvador, Honduras y Guatemala, pero similar o superior a la de Perú, Chile o Panamá.

-El Código Penal cubano no tipifica “feminicidio” o “femicidio”.

-Según Naciones Unidas, solo un 25% de los países del mundo no tienen tipificado como delito la Violencia de Género, entre los que está incluido Cuba. 

-Los datos oficiales sobre tasas actuales de feminicidios son reservados porque Cuba es uno de los pocos países en América Latina que no posee a una Ley de Acceso a la Información Pública.

-La Constitución cubana vigente nombra tres veces a las mujeres, en reconocimiento de sus derechos y obligaciones como ciudadanas; pero la palabra “hombre” aparece el doble de veces.

(Con datos publicados por Nicole Martin en la plataforma de Distintas Latitudes, informaciones de las plataforma YoSíTeCreo en Cuba y fuentes internacionales.