Los 70 años de Pedro Juan Gutiérrez
El escritor Pedro Juan Gutiérrez llegó este lunes a los 70 años reconocido a nivel mundial como uno de los principales novelistas contemporáneos de Cuba
Los 70 años de Pedro Juan Gutiérrez
 

Reproduce este artículo

El escritor Pedro Juan Gutiérrez llegó este lunes a los 70 años reconocido a nivel mundial como uno de los principales novelistas contemporáneos de Cuba,  a pesar de la censura y el silencio que ha envuelto su obra en la nación antillana.

Pedro Juan nació en Matanzas el 27 de enero de 1950. Antes de dedicarse a la literatura y el periodismo,  se ganó la vida como cortador de caña, vendedor de helados y periódicos, soldado, instructor de natación, albañil, dibujante, entre otros muchos oficios. Cuando publicó su famosa Trilogía Sucia de La Habana a fines de la década del 90,  fue expulsado de la revista Bohemia y Habanera, donde trabajaba como periodista, lo que significó, en ese momento, una condena total al ostracismo.

La novela fue publicada en España por la editorial Anagrama y lo dio a conocer internacionalmente como uno representante sin igual del realismo sucio en La Habana, una suerte de Bukowski  caribeño que rompía las mordazas para escribir el retrato del lado oscuro de una sociedad que era obviado del discurso oficial. 

Las páginas de esta novela están marcadas por los submundos que no cabían en los marcos del proyecto revolucionario y le hacían frente al modelo del llamado hombre nuevo. Putas, ladrones, travestidos, drogadictos, emigrantes y toda clase de personajes que vivían en los bordes de una sociedad en la que aparentemente  no tenían cabida, eran los protagonistas de estos relatos que ganaban el interés mundial por las narraciones de la vida en una Cuba desconocida para muchos. 

El libro lo escribió  en medio del Periodo Especial— la crisis económica más grave que vivió Cuba tras el derrumbe de la ex Unión Soviética- con un estilo directo que tomó recursos de la crónica periodística y del realismo literario y fue una semblanza de La Habana profunda y de la crisis que oprimía  a todo el país. Para muchos, además, fue una denuncia de los males sociales que se extendían por toda la isla y que no eran reconocidos por el gobierno de la isla.

La novela constituyó una herejía para los funcionarios culturales cubanos.   Mientras Pedro Juan ganaba fama internacionalmente, su Trilogía Sucia… solo conocía en Cuba el rostro turbio de la censura. La novela tuvo que esperar 20 años para que le dieran el visto bueno a su presentación en el país por una editorial cubana,  que la llevó a la pasada Feria Internacional del Libro donde ocurrió lo previsible: cientos de lectores y seguidores de la obra de este escritor fueron en busca de la “novela “prohibida” cuya trama sigue manteniendo vigencia en la isla a pesar de los 20 años que han pasado de su publicación.

 

 

El novelista, quien también es poeta y pintor, sigue viviendo en su apartamento de Centro Habana a pesar de haber recorrido el mundo y gozar de una merecida reputación internacional. Desde su hogar continúa narrando la vida de la ciudad desde esa óptica nada amable ni complaciente con la que ha ayudado de manera formidable a desentrañar los vericuetos más sórdidos de esta Habana que ha desnudado como nadie.

Pedro Juan es hoy junto a Leonardo Padura el escritor cubano contemporáneo con mayor reconocimiento internacional. Durante su carrera como novelista  ha publicado igualmente títulos como Melancolía de los leones, Nuestro GG en La Habana, El Rey de la Habana, Carne de perro y Fabián y el caos, entre otros.

El ya célebre autor, quien se encuentra preparando actualmente dos novelas,  fue durante mucho tiempo blanco de la censura en Cuba, pero nunca le ha gustado el papel de víctima, lo que queda claro en esta entrevista que le realizó el periodista español Pedro Menchén en 2002.

“Creo que cuando uno hace lo que quiere, dijo el novelista cubano,  siempre tiene que enfrentarse a contratiempos de muchos tipos. La sociedad siempre trata, de un modo o de otro, de aplastarte, trata de controlarte, trata de que tú vayas por el caminito hecho, y cuando tú haces otra cosa o dices otra cosa, actúas de otra manera, pues inmediatamente tratan de aplastarte, tratan de controlarte. Yo estoy preparado para eso”.