Cuba pospone Feria Internacional del Libro para abril por situación epidemiológica

La trigésima edición del evento tiene a México como País Invitado de Honor y su realización estaba prevista originalmente del 10 al 20 de febrero.
Foto: Granma/Ronald Suárez Rivas
 

Reproduce este artículo

El Ministerio de Cultura (Mincult) de Cuba decidió posponer para abril la trigésima edición de la Feria Internacional del Libro de La Habana por “la situación epidemiológica que enfrenta la región, de donde procede la mayor cantidad de visitantes a esta cita cultural cada año”, comunicó la entidad este sábado en un comunicado.

La medida implica la posposición también del calendario de la Feria en las diferentes provincias del país y para su adopción, precisó el Mincult, “se ha tenido en cuenta que este importante evento es el de mayor convocatoria popular de los que realizan las instituciones de la cultura en Cuba”.

El Mincult agregó en el comunicado que la propuesta de posponer la cita fue hecha por el Instituto Cubano del Libro, entidad encargada de informar próximamente “los detalles asociados a la organización y desarrollo del nuevo calendario de la Feria”.

La trigésima edición del evento tiene a México como País Invitado de Honor y su realización estaba prevista originalmente del 10 al 20 de febrero.

En 2021 la Feria fue cancelada como consecuencia de la situación epidemiológica, en ese entonces definida por el inicio de la tercera ola de coronavirus en la isla y la falta de vacunas y fármacos efectivos para combatir la enfermedad.

Hasta el pasado 19 de enero, el 86,4 por ciento de la población cubana, cerca de 9,79 millones de personas, había completado el esquema de vacunación con alguno de los tres inmunógenos de producción nacional aprobados por la autoridad reguladora para su uso de emergencia contra la COVID-19, ninguno de los cuales ha sido certificado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La propagación de la variante Ómicron en la isla ha elevado el número de casos en las últimas semanas, pero las hospitalizaciones y decesos han sido inferiores con respecto a rebrotes anteriores, lo que las autoridades sanitarias cubanas atribuyen al avance de la vacunación.

Cuba acumula desde el inicio de la pandemia en su territorio 1.018.604 casos de COVID-19, de los cuales 8.358 han muerto por complicaciones derivadas de la enfermedad.