Vuelo con carga humanitaria de Miami llega a Santiago de Cuba

Este es el primer aterrizaje de IBC Airways con carga humanitaria desde que Biden autorizara una excepción en julio al corte de vuelos con el resto de la isla.
IBC-Santiago
 

Reproduce este artículo

Un vuelo con carga humanitaria de Miami aterrizó este 5 de octubre en el aeropuerto “Antonio Maceo” de Santiago de Cuba, según la página especializada Airportia.

Este sería el primer desembarco de su tipo en la ciudad oriental, desde que en julio Washington diera autorización excepcional a IBC Airways y Skyway Enterprises para transportar estas cargas hacia la isla.

El Saab 340 de IBC, con matrícula 848, transportaba aproximadamente 3 toneladas de carga, que fue revisada a bordo por autoridades de la Aduana de Cuba antes de ser desembarcada.

Además de Camagüey y Santiago varios vuelos han llegado a Santa Clara, La Habana y Varadero y se confirma las intenciones de aterrizar en otros destinos como Cienfuegos, Manzanillo y Holguín.

Los vuelos con carga de donación forman parte de los 5 vuelos semanales que están permitidos con la isla por el Departamento de Transporte (DOT) de Estados Unidos hasta el 31 de diciembre de 2021.

La resolución del DOT indica que recibieron orientación del Departamento de Estado con respecto a las solicitudes de las dos aerolíneas y se dictaminó que las condiciones actuales permiten exenciones a la prohibición de carga.

Los aviones tienen derecho a transportar paquetes humanitarios para los cubanos y recursos para los diplomáticos estadounidenses en la embajada de Estados Unidos en La Habana.

La autorización llegó pocos días después de que el régimen cubano anunciara, también de forma temporal, la eliminación de aranceles para todas las medicinas y productos alimenticios y de aseo que ingresen en el país antes del 31 de diciembre.

Sin embargo, estos recursos deberán entrar a Cuba acompañado de un viajero que marque entrada por la Aduana Cubana y sus servicios de migración.

Durante la administración Trump se prohibieron los vuelos desde EE. UU. hacia la isla, a excepción de La Habana, como parte de su campaña para aumentar la presión económica sobre el régimen.

Los cubanos en la isla están acorralados por una severa escasez de alimentos y medicinas, inflación y constantes apagones.