“Viagras y penes” entre lo más leído de un medio comunista cubano

Esta no es la primera vez de Guerrillero. El medio castrista no es virgen en publicar sobre sexo a pesar de la mojigatería de la prensa oficial. Hace meses su artículo más visto era sobre penes con perlas y ahora la tendencia la marca la Viagra
Viagra
 

Reproduce este artículo

La audiencia del periódico Guerrillero, de Pinar del Río, vuelve a dejar en ridículo a este medio de propaganda castrista. Un artículo sobre la Viagra acapara todas las miradas y figura entre “Lo más visto” de la edición online del semanario pinareño.

Aunque parezca inverosímil los contenidos sexuales publicados en Guerrillero son más leídos por las informaciones que generan sobre otros temas.

“Sildenafil: consecuencias de una locura azul” salió a la luz en el pasado mes de agosto. El tópico central del texto son las consecuencias del uso de la Viagra o Sildenafil. Los lectores parecen estar muy interesados en qué puede pasarles si consumen en exceso la famosa píldora azul, que tiene una distribución controlada en Cuba, pero que se comercializa en el mercado negro.

Según el Formulario Nacional de Medicamentos el Sildenafil es un tratamiento oral para la disfunción eréctil. Aunque en el país caribeño, famoso por el carácter pasional de sus moradores, no solo la usan hombres mayores, también los jóvenes abusan de ella.

Según Guerrillero muchos hombres valoran el empleo de la Viagra porque “lo consideran un desafío, un juego para afianzar masculinidades, y a veces la curiosidad mata a más de un gato”. 

Entre las reacciones adversas del consumo del Sildenafil están los “problemas de visión, cefaleas, congestión nasal, presión arterial baja, hasta priapismo, que no es más que una erección dolorosa por más de seis horas” dice el medio comunista.
En 2012 informaciones oficiales aseguraban que los cubanos se excedían consumiendo Viagra a pesar de la venta controlada del producto en la Isla. Los consumidores llegan a desarrollar dependencia crónica del medicamento, no conciben sus vidas sexuales sin la rigidez y potencia que aporta la Viagra.

Desde 2008 en Cuba se produce una versión del fármaco y se comercializa mediante receta médica en las farmacias. Sin embargo, tanto el Sildenafil como el Tadalafil (que provee una acción más prolongada) entran al pañis de manera ilegal y son vendidos a precios altísimos en el mercado informal. Una tableta, en 2014, costaba entre uno y dos dólares. 

Esta no es la primera vez de Guerrillero. El medio castrista no es virgen en publicar sobre penes. En julio su texto más leído era sobre penes con perlas.

Uno imagina que lo más leído de un medio de prensa son las noticias relacionadas con la política, la economía o quizás los deportes y las culturales; pero nunca sospecha que un texto “picante” al menos desde el titular pueda llevarse todas las miradas; y más cuando compite contra unos “flamantes” bodrios sobre el bloqueo y los logros de la Revolución. 

El sexo es antagónico con el comunismo o al menos con las publicaciones de los semanarios comunistas cubanos. A pesar de no estar en ningún manual es un tema tan prohibido como no usar la palabra imperialismo como cinco veces en seis párrafos. 

¿Cómo esta temática burló los ojos de los censores? Es algo desconocido, aunque lo risible es que otro texto muy leído es sobre las manchas en el pene. No caben dudas de que lo que “mueve” a los lectores de Guerrillero es lo fálico. Quizás deberían hacer toda una etiqueta dedicada al “falocentrismo periodístico”.