Dolarización en Cuba: tienda más grande de Villa Clara reabre para vender en MLC

La tienda más grande de la provincia Villa Clara, Variedades Siboney, reabrió sus puertas para la venta en Moneda Libremente Convertible.
Variedades Siboney. Foto tomada de CMHW
 

Reproduce este artículo

La tienda más grande de la provincia Villa Clara, Variedades Siboney, reabrió sus puertas para la venta en Moneda Libremente Convertible.

La instalación ubicada en el boulevard de Santa Clara, la capital de ese territorio, se suma a la escalada por la dolarización del país, cuyo fin es recaudar divisas para las arcas del régimen.

Según dijera a CMHW Julio Valdés, director adjunto de Tiendas caribe en Villa Clara, “es un gran mercado donde encontrar productos de aseo e higiene personal, productos químicos y para el hogar y alimentos”.

Gran parte de los productos que se venderán en la tienda son prioritarios para el cubano, especialmente los de aseo y la comida, que no se puede adquirir en las tiendas por moneda nacional porque están desabastecidas.

Los horarios del espacio son de lunes a viernes de 9:00 a.m. a 5:00 p.m. y los domingos hasta las 12:00 p.m. 

Para evitar las colas, dijo el directivo, que existen unas nueve cajas registradoras en la unidad e inicialmente solo se atenderán a 200 clientes diarios. La práctica indica que la realidad superará las expectativas de Valdés y las colas en las puertas Variedades Siboney serán cotidianas e incontrolables.

Tiendas en MLC y descontento popular

Las tiendas en MLC creadas por el castrismo han sido una de las medidas que más descontento popular han generado. La mayoría de la población cubana no cobra en dólares y las divisas alcanzan hasta 60 pesos cubanos en el mercado informal.

Pero la escasez también ha afectado a estas entidades, cuando el gobierno decide surtirlas las colas son enormes para acceder a los productos de primera necesidad que allí se venden.

Por su parte el resto de los establecimientos donde el cubano de a pie aún puede comprar están parcialmente vacíos.

Sin embargo, los dirigentes cubanos habitan otra galaxia. Recientemente la Central de Trabajadores de Cuba (CTC) pidió aumentar la cantidad de productos en las tiendas MLC, durante una reunión de directivos del único sindicato de trabajadores permitido en la isla.

El secretario general de la organización, Ulises Guilarte de Nacimiento, dijo que “debe darse particular mirada al plantel industrial para que incorpore mayor nivel de productos a la cadena de tiendas en MLC y se entrelace con el sector no estatal”.

La medida de abrir las llamadas “tiendas MLC” ha sido calificada como un “apartheid económico”.

Ha sido criticada duramente por muchos cubanos, quienes no reciben remesas del extranjero, por lo que no pueden comprar en ellas. La voz popular la calificó de 

El Gobierno declaró que serían una medida provisional. Sin embargo, no han dejado de abrirse nuevos establecimientos y se han ido agregando más artículos y servicios a esta forma de pago. 

Los reclamos, críticas y manifestaciones de indisposición no cesan, lo mismo en redes sociales que en las calles, por cubanos que se ven impedidos de acceder a estos servicios.