Prensa española critica ausencia de disidentes en la agenda cubana de los Reyes

La ausencia de los disidentes en la agenda de los Reyes de España durante su próxima visita a Cuba ha sido cuestionada por varios medios de prensa españoles.

Sus Majestades no consideran reunirse con ningún representante de la oposición al régimen cubano durante su visita de Estado a la Isla, confirmaron diversas fuentes diplomáticas al diario ABC.

Durante los tres días que durará el viaje, Felipe VI y Letizia se reunirán con las autoridades oficiales, con la comunidad española, con empresarios y con supuestos "representantes de la sociedad civil" que, según el mensaje ambiguo de las mismas fuentes, "no forman parte del aparato del Estado ni de las instituciones", publicó ayer El Mundo.

El portal Libertad Digital también informa del veto, que se extiende a figuras de la oposición que hace apenas unos años eran mencionadas por la diplomacia española, como la periodista independiente Yoani Sánchez, que, por otra parte, no se ha reunido nunca con cancilleres o políticos españoles de visita en la isla.

El año pasado, la propia Sánchez criticó al embajador español Juan José Buitrago de Benito por publicar una foto ante la tumba de Fidel Castro, un gesto apoyado por Exteriores, que lo consideró parte del protocolo oficial.

Según El Mundo, "las fuentes consultadas sí señalan que las autoridades cubanas "no tienen que saber necesariamente" con qué representantes de la sociedad civil se va reunir el Rey, en ese empeño por defender su anonimato. En todo caso, se da por descartado que en ese grupo no se encuentren voces como Fariña o Sánchez ni otros colectivos relevantes. No se pretende que la visita del Rey, envuelta con una aureola de historia e institucionalidad cause un conflicto diplomático".

La propia Yoani publicó hace unos días en un podcast del medio digital 14ymedio, del cual es directora, que la visita se producía en el "peor de los momentos". "Ahora mismo la isla se encuentra bajo un régimen autoritario, que no respeta las libertades ciudadanas. El Monarca español va a tener como interlocutor dentro de la isla a personas que no han sido elegidas por voluntad popular y no representa a la ciudadanía en su basta pluralidad".

Por su parte, el Observatorio Cubano de Derechos Humanos ya lamentó que el Gobierno español decidiera realizar este viaje, al considerar que "pasa por alto la violación sistemática de los derechos y las libertades de los cubanos. Los Reyes no irán a Cuba para respaldar un proceso de transición hacia la democracia, pues éste no existe. No conversarán con un Adolfo Suárez cubano, sino con quienes se han definido como la continuidad".