Policía política detiene a José Daniel Ferrer
José Daniel Ferrer, líder de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) fue detenido por la policía política en Santiago de Cuba
José Daniel Ferrer
 

Reproduce este artículo

Agentes del régimen castrista detuvieron este 13 de enero a José Daniel Ferrer, líder de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), cuando intentaba asistir a otros miembros de la organización en una actividad comunitaria.

Según Ana Belkis Ferrer García, el arresto ocurrió sobre las 8:00 a.m. en la esquina de la calle donde reside, en el Reparto Altamira, en la oriental provincia de Santiago de Cuba.

Varios miembros de la UNPACU ofrecían un almuerzo a personas necesitadas de la localidad, cuando carros de la Policía se acercaron al lugar de la actividad. Ferrer salió para saber qué estaba pasando y fue “levantado en peso”, introducido en un auto y conducido a paradero desconocido.

“La sede de UNPACU lleva aproximadamente seis meses bajo cerco policial”, recordó Ana Berlkis en la publicación a través de la cual dio la noticia.

La víspera, fue citado y golpeado en la estación de policía el activista de la organización en Guatánamo Henry Couto Guzmán, supuestamente, por colocar carteles antigubernamentales en la ciudad.


Según el opositor, luego de dejarlo ir intentó formular una denuncia en la misma unidad policial, a lo cual los oficiales respondieron que “los contrarrevolucionarios en Cuba” no tenían derecho “a ningún proceso legal”.

Ferrer es promotor de la iniciativa Cuba Decide y expreso político. A finales de 2019 fue encarcelado arbitrariamente por la dictadura, en un proceso que provocó manifestaciones dentro y fuera de la isla que obligaron a su liberación.

Además, es uno de los exprisionero del Grupo de los 75, detenidos en 2003 durante la ola represiva conocida como Primavera Negra. Entonces fue condenado a 25 años de prisión, de los cuales cumplió ocho. La Fiscalía pidió contra Ferrer García la pena de muerte, pero ambas penas fueron conmutadas.

Actualmente, su principal área de acción es el oriente cubano, donde la UNPACU tiene una amplia red de colaboradores que apoyan a personas necesitadas, lo que les ha valido el respaldo de la población en una de las zonas más pobres de Cuba.

La policía política del régimen detiene, intimida y golpea cuando le place a los miembros de la organización, que denuncian constantemente estos actos de acoso y violencia física.