Rick Scott pide a Biden que condene torturas contra Ferrer

El opositor José Daniel Ferrer contó a sus familiares, durante la visita del 3 de diciembre, que podría perecer antes del próximo encuentro, pues su salud está deteriorada.
Scott-Ferrer-Biden.jpg
 

Reproduce este artículo

El senador estadounidense Rick Scott exigió este 7 de diciembre al presidente Joe Biden que condene las torturas contra el disidente cubano José Daniel Ferrer en la cárcel.

Scott, representante por Florida, responsabilizó al gobierno de Raúl Castro y Miguel Díaz-Canel por la situación de Ferrer y solicitó además una visita médica urgente de especialistas de la ONU para comprobar su estado de salud.

El opositor, coordinador de la Unión Patriótica de Cuba, contó a sus familiares durante la visita del 3 de diciembre, que podría perecer antes del próximo encuentro, pues su salud está deteriorada y es víctima de torturas en la prisión Mar Verde, en Santiago de Cuba.

“Las torturas tanto físicas como psicológicas son cada vez mayores y no sabe por cuánto tiempo más su organismo pueda resistir”, precisó su hermana, Ana Belkis Ferrer, tras comunicarse con sus familiares desde el exilio.

Ferrer fue detenido cerca de su vivienda en Santiago de Cuba el pasado 11 de julio de 2021, cuando se dirigía junto a su hijo al Parque Céspedes, para unirse a las manifestaciones populares de ese día.

El 16 de agosto mientras estaba preso, lo condenaron a cuatro años y 14 días, ya que las autoridades judiciales revocaron la sanción de 'limitación de la libertad' (sin internamiento) que tenía desde 2020.

La organización Prisoners Defenders (PD) hizo un llamamiento a favor del disidente y acotó que este “no recibe tratamiento médico alguno, salvo la administración mediante engaño de una droga psico-activa, Alprazolam, que provoca falta de aire, inclinación al suicidio y alteraciones de la consciencia, como veremos". 

Durante los más de cuatro meses de prisión solo recibió dos visitas: la de su hijo José Daniel Ferrer Cantillo el pasado 8 de octubre; y la de sus otros familiares el 3 de diciembre.

Tras las protestas del 11 de julio, que levantaron contra el gobierno a decenas de localidades del país, La Habana intensificó la persecución contra opositores. 

Hasta el 23 de noviembre, el Centro de Información Legal Cubalex y el grupo de trabajo sobre detenciones por motivos políticos en Cuba, Justicia 11J, registraron un total de 1281 arrestos por las masivas protestas. Fueron excarceladas 551 personas, mientras que continúan detenidas 662, entre ellas más de 20 jóvenes cubanos de 18 años o menos.

Desde inicios de octubre, tribunales municipales y provinciales comenzaron los juicios contra manifestantes del 11 de julio, día del levantamiento popular más grande en la historia del socialismo cubano, según los expertos. Las penas oscilas entre algunos meses y más de 20 años de prisión.