Maltratos y 3000 pesos de multa a joven que filmó cola en Las Tunas

El joven opositor Adrián Góngora, quien fue detenido por la policía en una directa de las largas colas para comprar comida, denunció que recibió maltratos físicos y 3000 pesos de multa por ese hecho
Multa a Opositor Adrián Góngora. Fotomontaje: ADN Cuba
 

Reproduce este artículo

El joven opositor Adrián Góngora, quien fue detenido por la policía después de que grabara e hiciera una directa en Facebook de las largas colas para comprar comida en la ciudad de Las Tunas, denunció en sus redes sociales que recibió maltratos físicos y 3000 pesos de multa por ese hecho.

La policía cubana detuvo este 3 de marzo al activista Adrián Góngora Santiesteban. En las imágenes en directo se observa cómo el joven filma una cola para comprar alimentos y la policía llega, le pide su teléfono celular y, ante la negativa, lo arrestan inmediatamente.

Góngora realizó dos directas ese día. La primera capturaba y criticaba las colas que hacían los cubanos para comprar alimentos. La segunda, por la cual fue detenido, el opositor estaba grabando cuando llegó una patrulla para calmar una pelea que se formó en la tienda La Época, que opera en Moneda Libremente Convertible (MLC), es decir, en divisa extranjera.

“Se calentó la tienda en divisa, miren cómo está el pueblo, llegaron las patrullas a ponerle multa al pueblo”, dijo Góngora en el video publicado en Facebook. Poco después, un agente de la policía se le acercó a exigirle que mostrara su carnet de identidad.

“Abre la galería de tu teléfono, ¡qué tú estás grabando!”, se escucha que dice el agente represor cuando el opositor no encontraba su carnet.

“¿Cuál es el problema con eso, dime cuál es el problema? El mundo y mis amistades están viendo lo que ustedes me están haciendo”, dijo Góngora antes de que su teléfono le fuera arrancado a la fuerza y este fuera detenido.

Este tipo de conductas son habituales en Cuba. Los agentes de la policía y la Seguridad del Estado interceptan a los comunicadores independientes, que tienen alguna relación con la prensa no oficialista, e incluso a ciudadanos sin filiación política, para evitar que den cuenta de la escasez imperante en la isla.

En otra directa emitida por Facebook, luego de su liberación Adrián Góngora dio detalles de la violencia de su arresto.

“Todos [los que estaban] ahí están de testigo (…) me estrujaron todo como si yo fuera un delincuente, me maltrataron, me empujaron y me tiraron para el carro [patrullero]”, relata.

Los que “cuidan colas”, en colaboración con la policía, incitaban la agresión pidiendo que le rompieran el celular y lo golpearan, porque “él es un gusano, un contrarrevolucionario”.

Según el joven, el agente “represor” que se ve en su directa, lo estuvo amenazando dentro de la patrulla hasta que llegaron a la unidad policial. Allí le hizo “una llave hacia atrás”, una luxación que lo dejó con el brazo necesitando cabestrillo.


“No sé si tengo el brazo partido o con un esguince, solo que lo tengo con un tremendo dolor que no puedo…”, lamentó Góngora.

“Me maltrataron, me tiraron para una celda (…) hora y pico, [luego] me esposaron como a delincuente y me llevaron hasta [otra unidad] de la provincia”.

Allí lo interrogaron altos oficiales de la Seguridad del Estado en Las Tunas, entre ellos un mayor del Minint que vive en su barrio, identificado como “Osnel”. Lo amenazaron con encarcelarlo por alguna causa preparada –mencionaron que él “no trabaja”.

Luego llegó el mayor “Arístides”, de “chapa 19483”, que lo “intimidó y maltrató” cuando el joven se negó a entregarle la contraseña del teléfono móvil.

Denunció que en el interrogatorio participó un “inspector de telecomunicaciones” llamado Leandro, quien llegó para multarlo con 3000 pesos cubanos, sanción que Góngora se negó a firmar y asegura que no pagará, porque es violatoria del derecho a la libertad de expresión.

“Mi vida y mi libertad corren peligro”, aseveró el joven, quien teme que le fabriquen una causa y pidió que se compartiera su denuncia para intentar visibilizar su caso y disuadir al régimen de reprimirlo más.

En la noche de este jueves, mostró en videos cómo una patrulla policial lo estaba vigilando a altas horas de la noche, en su barrio. Con la escusa de cuidar la cuadra de “un ladrón” llegaron a su casa diciendo que el joven “no traía nasobuco [mascarilla]”.

“Yo les dije estoy en mi domicilio particular más bien son ustedes los que no deben estar haciendo lo que están, que es maltratando mi pueblo y pegándoles multas por cualquier cosa”, publicó en Facebook.

 

(Con información de Radio Televisión Martí y ADN Cuba)