Cuba no es el Partido Comunista: se enciende la #LuzDeAlarma

Ciudadanos dentro y fuera de la isla se unieron a la campaña de encender una #LuzDeAlarma como protesta contra el llamado del régimen cubano a dar “continuidad” al castrismo con el 8vo Congreso del Partido Comunista de Cuba
Raúl Castro en congreso del Partido Comunista, y activista de Cuba Decide. Fotomontaje: ADN Cuba
 

Reproduce este artículo

Ciudadanos dentro y fuera de la isla se unieron a la campaña de encender una #LuzDeAlarma este jueves, como protesta contra el llamado del régimen cubano a dar “continuidad” al castrismo, luego del 8vo Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC) que inició este 16 de abril.

Los hogares de muchos cubanos en barrios de la isla y el exilio, se llenaron de las luces de los teléfonos móviles, velas y linternas, para sumarse a la convocatoria de la plataforma opositora Cuba Decide, que invitó también a publicar imágenes sobre el gesto simbólico de rechazo a la dictadura.

“Se trató de una protesta no violenta (…) que fue realizada de manera conjunta por muchas organizaciones de la sociedad civil y por miles de cubanas y cubanos que decidieron encender una #LuzDeAlarma justo antes del inicio del 8vo Congreso del Partido”, explicó Cuba Decide en un comunicado.

“Prendo la Luz de Alarma porque Cuba no es el PCC, Cuba es de todos los cubanos”, fue el mensaje repetido miles de veces a partir de las 8:32 p.m. de este jueves, tomando las redes sociales de los cubanos.

Rosa María Payá, promotora de Cuba Decide y su principal impulsora, explicó que “el régimen ha hecho un gran esfuerzo de propaganda para promocionar el VIII Congreso del Partido como un momento de cambio. Es un cambio fraude, el poder permanece en manos de la familia Castro y del pequeño grupo de generales dueños del conglomerado militar. En la Isla, todos saben que el congreso es una puesta en escena diseñada para el consumo externo, para poner de manera meramente nominal un rostro civil a la dictadura e intentar concesiones económicas de Washington y Europa mientras el pueblo cubano continúa siendo el gran excluido”.

Añadió que “el cambio democrático en Cuba solo comenzará cuando se garanticen los derechos humanos fundamentales y los ciudadanos tengan la posibilidad real de participar, cuando el régimen cubano se someta a la voluntad soberana del pueblo. Ese es cambio de sistema que estamos reclamando”.

Según Esteban Rodríguez, reportero independiente y activista que participó desde la isla en la iniciativa, “Cuba está en medio de una crisis profunda y preocupante. Esto se ve agravado por el gobierno inepto y corrupto, más preocupado de ejercer el terrorismo de Estado contra sus ciudadanos que de ofrecer soluciones a la descontrolada epidemia de sarna que azota al país, por ejemplo”.

“Estamos indignados y muy descontentos, sin embargo, ésta fue una actividad alegre, llena de energía, música, luz y lo más importante, hecha directamente por los ciudadanos porque queremos tener voz”, añadió Rodríguez.

Como para no dejar dudas de lo poco que mejorará el país luego del cónclave en el que se supone que Raúl Castro traspase la jefatura del PCC a Miguel Díaz-Canel, el régimen publicita el evento como el “congreso de la continuidad”.

José Daniel Ferrer, líder de la opositora Unión Patriótica de Cuba, animó la acción cívica desde Santiago de Cuba diciendo: “No continuará, porque Cuba está cansada de opresión y miseria, porque los cubanos queremos vivir en libertad”.

En los perfiles de las redes sociales de Cuba Decide están disponibles imágenes de muchos de los participantes cubanos de dentro y fuera de la Isla.