Daguito Valdés, el influencer cubano que Habla Fútbol

 

Daguito Valdés parece un joven común, pero no lo es. Es uno de los pocos cubanos, se puede decir, que no quiere viajar, por lo menos no por ahora. Hace dos años tiene un canal de YouTube y no quiere dejar de crear contenidos, dice que si viaja no podrá mantener el ritmo de sus videos, y eso sí es sagrado.

Visto de esta manera, podemos decir que Daguito es un influencer, uno de los más grandes que tiene la comunidad virtual de esta Isla caribeña. Como promedio sube dos videos cada semana, pero en ocasiones ha transmitido cinco programas semanales. Su momento cumbre fue durante el mundial de Rusia, ahí dio el gran salto. Muchos analistas dicen que sus programas estuvieron a la altura de grandes cadenas televisivas especializadas en deporte. A él le gusta hacer las cosas bien.

"Más que como un youtuber, me definiría como un comunicador"./ Foto: Samuel Díaz. ADN CUBA
"Más que un youtuber, me definiría como un comunicador". / Foto: Samuel Díaz. ADN CUBA

Siempre tuve como premisa que había que empezar a lo grande”, dice Daguito. Sabía a lo que se estaba enfrentando, parece que sus habilidades como Ingeniero en Telecomunicaciones, que al final fue lo que estudió, le dieron la luz larga para pretender hacer un trabajo lo más profesional posible.

No es tarea fácil -aclara-. Por lo menos el primer año los gastos fueron considerables. De mi bolsillo pagaba todo. Me rodeé de un equipo de trabajo, tuve que hacerlo, porque se necesitaban cámaras, luces, edición, postproducción, y había que hacerlo bien. Y ¿Quién pagaba eso? Yo”.

El éxito casi estaba garantizado. Trabajar profesionalmente, más dedicar tiempo a transmitir cada suceso del futbol, más necesidades informativas del público, igual a triunfo.

Había un nicho virgen en cuanto al análisis de futbol en Cuba, en la televisión nacional no existían programas que lo analizaran. Hay de béisbol, de ajedrez, y hoy todavía no existe ninguno de análisis de futbol internacional. Esos fueron puntos a mi favor, porque a los cubanos si les gusta este deporte, lo siguen, lo disfrutan, y por eso quieren saber más”.

Cuba tiene un nivel en el futbol que no es el que nos están mostrando. No somos solamente el equipo que golean. Hay futbolistas muy importantes que merecieran estar en la selección nacional y ayudarían mucho a las aspiraciones de nuestro país a participar a un mundial. Pero ya eso es decisión del gobierno, de incluir a los legionarios para la Copa de Oro”, opina el experto en temas del balón.

El programa Yo Hablo Futbol casi que se convirtió en un referente entre los amantes del más universal de los deportes. ¿Pero cómo lo veían?

Mi público prioritario es el cubano –confiesa el youtuber de Pinar del Río- pero también pensamos en internacionalizarnos, para eso usamos lenguajes y estándares universales, los programas van dirigidos a cualquier nacionalidad, los principales seguidores son latinoamericanos, de Estados Unidos, España, México. Cuba no es mi principal fuente de consumidores online, por eso usamos la estrategia de salir en el Paquete Semanal. Desde el primer capítulo procuramos salir todas las semanas, ya vamos por más de 400 ediciones”.

Yo Hablo Futbol

En Cuba hay problemas de conectividad. El acceso a Internet no está al alcance de todos por las tarifas excesivamente altas del servicio que provee ETECSA, única compañía de telecomunicaciones de la Isla.  Esto constituye un problema grave para los creadores-consumidores de YouTube, porque los que se conectan desde los puntos wifi, en su mayoría, no consumen videos y los que lo hacen por Datos Móviles menos, porque consumen demasiados datos.

Durante la XIII Bienal de La Habana se realizó un estudio sobre el consumo del Paquete Semanal. Yo Hablo Fútbol fue uno de los programas a los que se le dedicó tiempo en la investigación, y los datos arrojaron que entre 150 mil y 200 mil personas consumen ese programa a través del Paquete; o sea, que lo hacen de forma offline. Si a eso le sumamos los seguidores virtuales, entonces el número de cubanos que van tras los videos de Daguito aumenta considerablemente.

Daguito ha conseguido cubrir una serie de gastos con empresas y patrocinadores. Eso incluye 200 horas de internet (equivalente a 200 CUC) y ocho Gigas para Datos Móviles (equivalente a 60 CUC) mensuales. Además del pago al equipo de trabajo, a Andy Frank Pérez, como editor y diseñador y a Magol Alejandro Valdés en cámaras y luces. 

 

La propuesta de Yo Hablo Futbol tiene amplio prestigio entre los dedicados-seguidores del deporte en Cuba. Muchos periodistas-analistas hacen referencia a Daguito en programas de la televisión cubana, por lo que se puede decir que estamos en presencia de un conocedor de la materia, alguien que se ha tomado muy en serio el trabajo, tanto escrito como en redes sociales, un influencer cubano que habla futbol.

Yo empecé escribiendo, la prensa plana me gusta mucho y nunca la he abandonado porque me encanta escribir. Me di a conocer al principio escribiendo en medios europeos, en Babel, en Esfera, en Capital Deporte, en Yo sí sé de futbol, medios dedicados al deporte con amplio prestigio a nivel internacional. Además en Cuba también escribía para revistas alternativas como lo fue Play Off. Hoy tengo una columna en ADN CUBA, y me siento muy feliz de poder hacerlo. Por eso más que un youtuber me definiría como un comunicador, un analista de futbol internacional”.

Hace unos años también trabajé en Radio Guamá, en mi provincia de Pinar del Río, sin embargo las cosas no terminaron bien, al final me sacaron de la radio por ser el hijo de Dagoberto Valdés. Tiempo después fui convocado por la Mesa Redonda para dar mis predicciones sobre el mundial de Rusia… Entonces no entiendo como a un medio de prensa nacional sí le interesa lo que hago y el de mi provincia me minimiza. Yo no hablo de política. Yo Hablo Futbol. Tengo bien definido mi enfoque, aunque respeto muchísimo a mi papá y tengo una relación excelente con él”.

A Daguito, lejos de preocuparle que existan otros programas con un corte similar al suyo, agradece que existan otros jóvenes con inquietudes y conocimientos que quieran tener presencia en las redes sociales, que se dediquen a un trabajo serio, y si él ha influido en ellos, entonces su compromiso a seguir trabajando mejor aumenta cada día.