Desollan y decapitan a un gato en municipio de Villa Clara

Un gato fue desollado y decapitado en el municipio de Quemado de Güines, en Villa Clara, Cuba

Una ciudadana denunció en Facebook el desollamiento y decapitación de un gato en Quemado de Güines, en la provincia cubana de Villa Clara, y una ola de indignación se generó entre sus seguidores que comentaron el hecho, lleno de tanto salvajismo.

“Un tipo a quien llaman El Chapa en la calle 51 esquina a 58, media cuadra del PCC municipal, desolló a un gato clavado en una ceiba. Desolló su cuerpecito y dejó su cabeza intacta. Había gente alrededor, a quienes amenazó si le tomaban fotos”, dijo en su perfil de esa red social Valia Rodríguez.

La denunciante compartió la foto de la cabeza del gato clavada en una ceiba.

Si bien el animalito ya estaba muerto, El Chapa “cometió este acto violento no solo contra el gato, sino contra los humanos que, intimidados, lo miraron hacer. Su mensaje violento y prepotente, estaba claro, y puede ser perfectamente punible”, añadió.

 

 

Insistió en que, sobre el maltrato animal, no basta con publicar fotos o denunciarlo en las redes, “¡hay que actuar! El gato ya estaba muerto pero el "tipo" no se va sin la refriega y sin que le llame la policía allí mismo, no se va sin escucharme decir todo lo que pienso”.

Agregó que ninguna ley puede sola contra el maltrato si no hay humanos con coraje suficiente para usarla. Pero hoy, aún sin ley se puede hacer mucho. “Sobre todo si el maltrato pasa frente a ti”.

Moraima Valdés comentó el posteo: “Salvajes dementes, mirá que hacerle eso a un animal, deseo que todo lo que pueda existir cobre semejantes salvajadas”.

Por su parte, Laura Jiménez dijo: “A Dios le pido todos los días que no me ponga delante un degenerado de estos... no me pudiera contener y muy probable que iría a la cárcel. Así como espero en Dios también que esta ley ¡salga ya! Y todos estos depravados paguen”,

“Delante de mí no hay quién me maltrate a un animalito, para mi ellos son unos infelices para que ningún mal nacido les haga sus asesinatos y crueldades”, escribió Elsa San German.