Cubana denuncia negligencia médica y falta de medicamentos
Según contó la mujer, su padre fue operado de cáncer de colon y tiene hace más de tres semanas una infección por supuesta mala praxis
Cubana denuncia negligencia médica y falta de medicamentos
 

Reproduce este artículo

La cubana Bárbara Caridad Calvo Pérez denunció este viernes una presunta negligencia médica cometida contra su padre en el Hospital Nacional de Boyeros, La Habana, sumada a la falta de medicamentos para tratar su enfermedad.

Según contó la mujer en el grupo de Facebook "Cubanos del municipio Boyeros", su padre fue operado de cáncer de colon y tiene hace más de tres semanas una infección por supuesta mala praxis.

Denunció que llevaban al señor a dicho hospital y solo le decían que tenía gases. Además, hay falta de recursos y "una extremada mala higiene que a día de hoy no se soluciona en el hospital Nacional del municipio Boyeros de Ciudad Habana". añadió Calvo Pérez. 

 

 

La cubana lanzó un mensaje a las autoridades de la isla: "Solo pido que se escuche mi versión y se visite este hospital para que se compruebe de las condiciones que antes he mencionado y que creo firmemente el gobierno no tenga conocimiento. Hablo en nombre de mi padre y de todas las familias que día a día están allí viendo como sus enfermos además de acarrear problemas de salud tienen que soportar semejantes condiciones".

También dijo que se necesitan antibióticos, material de cura, bolsas de colostomía, y sobre todo mucha higiene.

"Sin otro asunto que tratar y con todos mis respetos una hija desesperada que solo desea ver sonreír otra vez a su padre", concluyó.

Los comentarios de internautas no se hicieron esperar, e incluso algunas personas relataron sus propias "historias de terror" en el hospital de Boyeros.

Una de ellas fue la usuaria, Yarelis Prieto,  quien explicó que hace tres meses se fracturó la paleta humeral y fue a dicho centro médico.

"Los médicos al ver la radiografía me dijeron: Tienes una fractura grandísima, es de operación pero en este hospital no hay recursos para operarte y las salas están colapsadas. Me mandaron para la casa con una férula mal puesta. A pocas horas de llegar a mi casa la mano empezó a ponerse negra, estuve a punto de hacer un trombo. Yo doy gracias a dios porque finalmente fui atendida en el hospital Fructuoso Rodríguez por unos médicos excelentes a los cuales agradezco que me hayan salvado la vida", contó Prieto.

Por último, le recomendó que sacara a su padre de ese hospital.