Cuba negocia envíos de carga con aerolíneas estadounidenses

Las negociaciones involucran a las empresas charteadoras INVICTA y Cubamax, y las aerolíneas Skyway e IBC, luego de que Washington autorizara en julio excepciones de emergencia a favor de las últimas.
IBC-Carga
 

Reproduce este artículo

El Instituto de Aeronáutica Civil de Cuba (IACC) informó que mantiene conversaciones con aerolíneas y empresas estadounidenses para establecer vuelos chárter de carga hacia Cuba, con excepción de La Habana.

Las negociaciones involucran a las empresas charteadoras INVICTA y Cubamax, y las aerolíneas Skyway e IBC, luego de que Washington autorizara en julio excepciones de emergencia a favor de las últimas, agregaron las autoridades cubanas en nota de prensa.

Con anterioridad, estas aerolíneas tenían la autorización de su Gobierno para operar vuelos de carga semanales, incluyendo un vuelo semanal adicional a cualquier otro aeropuerto del territorio nacional para Skyway y hasta cinco vuelos semanales a cualquier terminal aérea para IBC.

Tras los beneficios otorgados por la administración Biden, las aerolíneas tienen permiso para enviar carga a los aeropuertos de La Habana, Santiago de Cuba, Matanzas, Holguín, Villa Clara, Camagüey y Cienfuegos, según el Departamento de Transporte.

Los aviones pueden llevar carga humanitaria para los cubanos y, también, recursos para los diplomáticos de Estados Unidos en la embajada estadounidense en La Habana.

Ambas aerolíneas alegaron, en su carta de petición, que los vuelos chárter con carga entraban dentro de la categoría de humanitarios, que sería la única excepción a la regla sobre la suspensión de otorgamiento de nuevas licencias de vuelos.

Las excepciones son necesarias debido a que en agosto de 2020 la administración Trump suspendió todos los vuelos chárter entre los dos países, salvo los que tenían La Habana como destino.

La autorización llega luego de que el régimen cubano anunciara el 14 de julio, también de forma temporal, la eliminación de aranceles para todas las medicinas y productos alimenticios y de aseo que ingresen en el país antes del 31 de diciembre.

Sin embargo, estos recursos deberán entrar a Cuba acompañado de un viajero que marque entrada por la Aduana Cubana y sus servicios de migración.

Los cubanos en la isla están acorralados por una severa escasez de alimentos y medicinas, inflación y constantes apagones.