Medio castrista llama “cerdos” a Yotuel, Gente de Zona y MSI

Un artículo del portal de la radio cubana llama de esta manera a los intérpretes del tema “Patria y Vida”
Castrismo
 

Reproduce este artículo

Un artículo del portal de la Radio Cubana, titulado “¡No arrojad margaritas a los cerdos!”, firmado por el un tal Silvio Blanco, calificó a Yotuel Romero, Gente de Zona y el Movimiento San Isidro (MSI), intérpretes del tema “Patria y Vida” como “cerdos o puercos”.

El “articulista” refiere, en alusión directa a los artistas cubanos antes mencionados, que los “puercos” se adaptan a “condiciones higiénicas deplorables”, tienen “deseos irrefrenables cuando le tiran desperdicios de alimentos a cambio de su inaudita mansedumbre” o “se ceban sin repugnancia porque ya están acostumbrados”.

“Y aunque parezca increíble, existen humanos que pasan por la vida del mismo modo que el susodicho animalito (…) hay grupitos que en su accionar malvado se parecen en mucho al animalito de marras que intento describir”, dice el vocero del Castrismo en su escrito lleno de descalificativos.

Añaden que estos artistas no viven sino que vagan sin “dignidad, ni decoro, ni decencia, sin principios humanos”, como si defender a una dictadura que lleva más de 60 años aplastando las libertades de sus coterráneos no fuera eso que intenta mal describir el autor en su patético discurso, orientado desde las altas esferas del Departamento Ideológico del Partido Comunista.

Como si no bastara con la mediocridad de llamar “cerdos” a artistas cubanos de talla internacional, el articulista se queda sin adjetivos y vuelve a descalificar a Yotuel y compañía como escolar: “grupos de malos cubanos y cubanas”.

Al más puro estilo de la prensa estalinista, el articulista lanza un montón de consignas sin sentido y frases sacadas de contexto de José Martí. Un texto para el olvido, excepto que pasa como una prueba más del temor que ha generado el himno libertario de “Patria y Vida” en el régimen y sus acólitos. Una prueba más de que los descalificativos son la marca de la casa, cuando no tienen nada que aportar.