Casi 13 000 cubanos cruzaron este año la selva del Darién

La selva es una de las regiones más peligrosas en el trayecto utilizado por los migrantes para llegar a América del Norte.
Cubanos-Darien
 

Reproduce este artículo

Casi 13 000 cubanos cruzaron la selva del Darién, en la frontera entre Panamá y Colombia, en lo que va de 2021, aseguró este 11 de octubre la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), dependencia de la ONU.

El conteo del Servicio Nacional de Migraciones (SNM) de Panamá registra 12 800 cubanos de un total de 91 300 personas que cruzaron esa zona en 2021. OIM recuerda que estas cifras son inferiores al total real, pues muchos migrantes transitan por zonas alejadas de los agentes fronterizos.

Más de la mitad, 56 600, provienen de Haití, país asolado por los desastres naturales y las crisis políticas, uno de los más pobres del continente.

“Los cierres de fronteras y las dificultades económicas producto de la pandemia de COVID-19, han llevado a un aumento de la migración irregular”, dijo Santiago Paz, jefe de la OIM en Panamá.

Países tan distantes como Bangladesh, Senegal, Ghana, Uzbekistán, India y Nepal generan migración por ese corredor humano, considerado uno de los más transitados y peligrosos en el camino hacia EE. UU., principal receptor de migración en el continente.

Estos movimientos migratorios se desaceleran durante la temporada de lluvias (entre mayo y julio) pero las cifras de este año muestran un incremento a pesar del clima, lo cual plantea riesgos adicionales para los viajeros debido al aumento en el caudal de los ríos.

Los migrantes con frecuencia pasan por los países de Suramérica en los que trabajan por meses e incluso años. En una encuesta realizada por la OIM entre 732 migrantes que llegaron a Estaciones de Recepción de Migrantes (ERM) en la frontera con Colombia, un 43 por ciento dijo que su país de residencia habitual era Chile, y un 20 por ciento dijo que era Brasil.

La selva es una de las regiones más peligrosas en el trayecto utilizado por los migrantes para llegar a América del Norte. Cientos han muerto allí y otros tantos han corrido la misma suerte sin que se tenga noticia de ellos.

El viaje hasta este punto por tierra para una familia de tres o cuatro personas cuesta unos 2500 dólares, más los 65 por cabeza que dicen algunos migrantes han pagado para que los “guíen” por la selva.