Girasoles flotantes para Cuba: “Monumento a La Libertad 8S”

Monumento a La Libertad 8S –o Monumento de La Marcha de Los Girasoles— es el nombre de la propuesta escultórica de las artistas cubanas Ana Olema y Annelys PM Casanova, de acuerdo con un comunicado de prensa de las activistas.

La obra consiste en un par de monumentos: dos girasoles flotantes, que se ubicarían en la Ermita de la Caridad, en Miami, y en el Santuario del Cobre, en Santiago de Cuba. 

El proyecto artístico nace “Basado en la Marcha del 8 de septiembre de 2019 convocada desde Cuba, por el grupo opositor Unión Patriótica de Cuba, y promotores de la plataforma ciudadana Cuba Decide conocida como La Marcha de Los Girasoles debido al uso de la flor como símbolo de unidad y fraternidad nacional”, refiere la nota.

Ana Olema es una de las promotoras de Cuba Decide. La acción del pasado 8 de septiembre “generó un nivel de aceptación y caló tanto en los cubanos de la Isla como alrededor del mundo, que el Estado cubano se vio obligado a prohibir la venta (de girasoles) (…), aún siendo este día la celebración de la Patrona de Cuba La Virgen de la Caridad, mellando así no solo el derecho a la manifestación pública sino limitando la libertad religiosa”.

De acuerdo con el comunicado, la artista Ana Olema se caracteriza por la creación de este tipo de piezas para “un presente alternativo”; es decir, algo que pudiera realizarse “hoy” (…) “si las circunstancias fueran diferentes a las actuales”.

 

 

Sin embargo, las circunstancias concretas indican que la existencia de tales monumentos solo podrían ser posibles “en un futuro cercano”.

El nuevo proyecto de Olema junto a la diseñadora Annelys PM Casanova, fue presentado en entrevista exclusiva con la activista y influencer  Liu Santiesteban.

Los girasoles serían de Cobre pintado. “La medida del monumento escultórico es de 9 pies de altura, con una base de 8 pies”, estos números hacen alusión al 8 de septiembre.

Asimismo, los Girasoles del proyecto artístico se basan en el diseño original del poster de Casanova para la Marcha de Los Girasolesque sirvió como instrumento visual de resistencia, para ese suceso”. La idea de la “escultura flotante” persigue crear una ilusión óptica de manera tal que parezca que estas flores están suspendidas en el aire. Con ello las artistas quieren “transmitir la idea de una ‘levitación nacional’, o el ascenso a una ‘iluminación como nación’”.

Las esculturas gemelas, en un escenario ideal, sería colocadas en la Ermita de Miami,  y la otra en el Santuario del Cobre, en Santiago de Cuba. Y ambas simbolizarían “la unidad en la acción y propósito del exilio y la disidencia interna. Y la necesidad de trabajar mancomunadamente para lograr la liberación de la tierra secuestrada”.