De portada de revista a sin techo y comer de la basura
Estaba hasta hace poco más de cuatro años firmando contratos con revistas para ser la cara y el cuerpo de su portada, pero todo termina y a veces termina muy mal. Conoce la historia de la modelo Loni Willison
Modelo
 

Reproduce este artículo

Loni Willison, ex modelo, deportista y ex esposa del actor Jeremy Jackson (“Los vigilantes de la playa”) estaba hasta hace poco más de cuatro años firmando contratos con revistas para ser la cara y el cuerpo de su portada, pero todo termina y a veces termina muy mal, como este caso. 

Ahora la ex modelo, de la que no se sabía nada desde 2018, deambula por las calles de Los Ángeles, California, arrastrando un carrito en el que guarda todas sus pertenencias. Fue un periodista de “The Sun” quien la encontró en situación de miseria en una calle de esa ciudad norteamericana.

"No tengo teléfono móvil. Tengo comida y tengo sitio donde dormir", dijo al periodista la ex modelo de 37 años, quien señaló que no se hablaba con su ex marido y rechazó que la buscaran para ayudarla.

Loni había desaparecido del contacto de sus amistades, quienes en 2018 le perdieron la pista cuando intentaron llevarla a un centro de rehabilitación para que dejara el alcohol y las drogas. En 2016 había sufrido un colapso mental y perdió el último trabajo que le quedaba como asistenta en un centro médico. Lo mismo pasó con su coche y apartamento, así que terminó en situación de calle.

“Tengo dinero. Hay comida en los contenedores y cerca de las tiendas. Hay mucha aquí", volvía a balbucear la joven modelo, que está en un estado realmente lamentable.

En 2012 la entonces modelo se casó con Jeremy Jackson, estrella de la popular serie “Los vigilantes de la playa”. El actor también tenía problemas con las adicciones, así que no se descarta que la modelo haya empezado a drogarse a través de esa relación. Incluso llegó a decirse por aquel entonces que el actor la había atacado físicamente en su casa.

Lo cierto es que Loni actualmente deambula por los barrios más caros de la ciudad estadounidense (donde alguna vez vivió) buscando comida y ropa en los contenedores de basura.