Skip to main content

“A la dictadura cubana: dejen a mi madre en paz”, exige activista por acoso de la policía política

El joven Adel Bonne reafirmó que “el comunismo no sirve. Esto es una dictadura y a los familiares de los presos políticos voy a darles cariño y ayudarlos en lo que pueda”

Actualizado: Fri, 02/03/2023 - 12:47

 

Adel Bonne Gamboa, defensor de los derechos humanos en Cuba, denunció este jueves que la Seguridad del Estado continúa “molestando” a su madre y presionándola para que le diga a su hijo que "habrá consecuencias" por sus publicaciones en redes sociales.

“Esto es un mensaje directo al oficial de la Seguridad del Estado que se hace llamar Alberto, que es el que me ꞌatiendeꞌ y reprime”, dijo el joven activista en un video publicado en Facebook.

Según explicó Bonne en su directa, unos meses atrás Alberto y otro oficial, que se identifica como Osvaldo, se presentaron en el trabajo de su madre para “conversar” con ella y pedirle que “aconsejara [a su hijo] que tuviera cuidado con las publicaciones” en redes sociales y sus “compañías de la oposición”, porque eso “le traería problemas”.

“Hoy me dice mi mamá que volvieron a ir a su trabajo a ꞌconversarꞌ sobre mí. Me he quedado asombrado porque desde hace meses, por mí salud emocional, soy casi un memero, mis post son de risa, cómicos, muy pocas cosas políticas; no por miedo (...), sino porque llegué a un punto que me saturé emocionalmente y me estoy tomando un break. Pero, como la Seguridad no tiene cómo justificar su trabajo y les molesta, Alberto fue al trabajo de mi mamá a decirle que yo había pasado a otro nivel, que no iban a tener ninguna condescendencia conmigo”, dijo el activista.

El joven contó que los agentes de la policía política le enseñaron a su mamá una publicación suya “sobre la comida que les daban a los niños en las escuelas”. “¿Quién da la comida mala?: la dictadura. ¿Por qué no lo voy a poner?”, expresó Bonne.

De acuerdo con el relato del joven, tras el acoso su mamá respondió a los agentes del régimen que, si tenían tanto interés en que él no hiciera oposición en Cuba, por qué no le levantaban la prohibición de salir del país. La respuesta que recibió la señora fue que Adel Bonne debía comunicarse con los oficiales.

“Lo digo desde este minuto que tú sabes dónde yo vivo, sabes dónde trabajo; si tú quieres hablar conmigo ven, detenme en la calle, pero a mi mamá la dejen en paz, no tiene nada que ver. Se lo dije: no molesten a nadie de mi familia. Dejen en paz a mi mamá y es una amenaza, porque es mi madre. No vaya más a su trabajo, háganse la idea [de] que soy huérfano. ¡No la molesten más!”, advirtió Bonne.

El joven terminó su pronunciamiento reafirmando que “el comunismo no sirve”. “Esto es una dictadura, y voy a ayudar a los familiares de los presos políticos, darles cariño y ayudarlos en lo que pueda”, dijo.

No es la primera vez que los agentes del régimen acosan a familiares del disidente. A mediados de noviembre pasado Bonne también denunció que la Seguridad del Estado se presentó en su casa mientras él no estaba y “conversó” con su abuela de 98 años para advertirle sobre su activismo.

“Cómo se puede catalogar que un agente de la Seguridad de la Dictadura Cubana se presente en mi casa en mi ausencia, diciendo sabrá Dios que cosa para que ella le abra la puerta”, cuestionó en una publicación de Facebook.

Contactado por ADN Cuba, Bonne Gamboa explicó: “Ella dijo que fue a la casa, hace unos meses, un agente de la Seguridad del Estado y había 'conversado' con ella sobre lo que yo estaba haciendo, sobre 'los problemas que iba a tener'”.

El activista contó a esta redacción que él se enteró del incidente por casualidad, pues la anciana, que está enferma y sufrió hace poco dos isquemias, lo mencionó en una conversación con una amiga.

Precisamente en su post de Facebook Bonne Gamboa denuncia el hecho de que el oficial de la policía política se haya entrevistado “con mi abuela de 98 años sin la autorización de ninguno de los miembros de mi familia y sin la presencia de ninguno de nosotros”.


Derechos Humanos